«Que 3.000 inocentes hayan muerto fue culpa de Estados Unidos».

“Enviada a la cabeza de la serpiente, Barack Obama y dirigida a la nación de la opresión y la tiranía” escribió el auto proclamado cerebro de los atentados del 11 de septiembre de 2001, Jaled Sheij Mohamed, en la carta que comenzó el 2014. Finalizó el 8 de enero de 2015 y fue entregada al ex presidente en los últimos días de su mandato, por orden del juzgado militar.

Sheij Mohamed lleva 15 años detenido en Guantánamo y podría ser condenado a la pena capital.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

En las 18 páginas de su texto, él afirma que no se arrepiente de nada y que no tendría problemas con estas sentencias, ya que así se dedicará a adorar a Alá para siempre. Y que en el caso de su muerte, estaría feliz de ir al encuentro con Alá, los profetas, con «el jeque Osama Bin Laden».

También afirma que Dios estaba de acuerdo con los atentados que realizó Al Qaeda en Nueva York y Washington, y que la guerra realmente fue iniciada por Estados Unidos.

Sean Adair/ Reuters

“Alá nos ayudo ha realizarlos (los atentados) el 11 de septiembre, a destruir la economía capitalista, a tomarlos desprevenidos y a exhibir la hipocresía de sus argumentos de larga data sobre la democracia y la libertad… No fuimos nosotros quienes lanzamos la guerra contra ustedes en septiembre de 2001, fueron ustedes y sus dictadores en nuestras tierras”.

-Jaled Sheij Mohamed-

El pakistaní sigue enumerando una lista de hechos que incluyen la Guerra de Vietnam y las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, mencionándolos como “masacres brutales y salvajes de Estados Unidos”.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

Finalmente, también se refiere a lo que está sucediendo en Gaza, con una severa frase: “sus manos están teñidas de la sangre de nuestros hermanos y hermanas, de nuestros niños asesinados en Gaza”.

AFP

Una carta realmente impactante… 

Puede interesarte