Por Francesca Cassinelli
13 diciembre, 2016

“Eran niños dentro del auto, eran de 18 o 19 años”.

Después de varios días, las huellas del terrible accidente que presenció la familia Nixon siguen en una calle del condado de Dauphin en Pensilvania, Estados Unidos. En el pavimento, manchas negras. A un lado de la calle, restos de metales y materiales quemados. Es lo que quedó tras un accidente automovilístico en que dos adolescentes estuvieron a punto de morir bajo las llamas.

Jennifer Nixon, su mamá Mavis y una sobrina avanzaban por el área de Harrisburg Pike cuando, súbitamente, el auto que iba adelante de ellas en la ruta hizo un movimiento brusco.

Lo siguiente pasó en segundos: el vehículo se volcó a un lado de la vía y se prendió en llamas.

WGAL.

La familia Nixon se detuvo para ver si podían ayudar a alguien, entonces Jennifer Nixon notó que había dos adolescentes dentro del auto.

“Eran niños dentro del auto, eran de 18 o 19 años”.

-Jennifer Nixon, citada en WGAL-

La mujer no lo pensó mucho, simplemente corrió al vehículo y comenzó a patear la puerta del conductor una y otra vez, hasta que el vidrio se rompió. Pudo ver al interior del vehículo que había dos jóvenes, y que el piloto tenía su pierna en llamas.

WGAL.

Ahí fue cuando la mamá de Jennifer, Mavis, decidió intervenir. Se quitó su chaqueta y con ella apagó las llamas del cuerpo del adolescente.

En ese momento llegó al lugar un vecino que había escuchado el accidente, y junto a él pudieron sacar al segundo adolescente del automóvil.

“El auto pudo explotar, lo escuchaba crepitar”.

-Jennifer, recordando el momento en que se acercó-

La labor de las mujeres logró evitar que los jóvenes perecieran, ya que actuaron con mucha rapidez e incluso antes de que llegasen los bomberos al lugar.

Ambas dicen que quieren reunirse con los adolescentes cuando estén más recuperados.

Por el momento ambos están recibiendo atención en un hospital local y no hay información respecto a las causas del accidente.

Puede interesarte