Por Josefina Pizarro
6 septiembre, 2017

Ver una linda playera de lejos y luego darte cuenta que dice “muérdeme” estampada en ella 🙄.

Ah, ir a comprar ropa. Ese bello momento en que decides que es hora de poner algo nuevo en tu bello cuerpo y lucirlo ante todos con gracia… Pero hay un pequeñísimo problema: es una VERDADERA odisea ir a comprarla. Que hay tallas muy pequeñas, muy grandes, no hay el color que te gusta o tienen esas tontas frase como “los chicos mienten” estampadas en ellas. ¡Argh! Estas son las 30 luchas que todas las mujeres que han ido a comprar ropa han experimentado. Los bolsillos falsos son lo peor.

1. Ver una playera linda a la distancia, pero cuando te acercas descubres que dice “yo amo a mi novio” escrito al frente.

Mara Parra / Upsocl

2. O cuando tienen estampado algo que dice como “muérdeme”.


3. Ver un lindo vestido solamente para descubrir que no tiene espalda.


4. O que tiene unos cortes tan extraños que no puedes usarlo con sostén.


5. Te preguntas por qué las tiendas venden bras, pero luego venden ropa que no puede usarse con bras.


6. Darte cuenta que hay tallas más pequeñas o tallas más grandes, pero jamás la tuya.

Mara Parra / Upsocl

7. Ver algo que por fin te queda bien, querer comprarlo y ver que te saldrá los dos ojos de lo caro.

Mara Parra / Upsocl

8. Odiar esos vestidos o playeras que tiene los hombros cortados inexplicablemente.


9. Decidir comprarte un enterito porque son más calentitos…


10. …Pero los enteritos también tienen cortos los hombros.


11. Ver un lindo top, hasta que te das cuenta de que es un body (o mono).

Mara Parra / Upsocl

12. Luchar por saber cuál es tu maldita talla, pues las tiendas de ropa no se ponen de acuerdo.


13. Ver las cosas que sólo están disponibles en pequeñas, medianas, o grandes.


14. O cuando son dos tallas en una, como 10-12.


15. Ver una linda chaqueta hasta que la descartas por completo por sus microscópicos bolsillos.


16. O tiene bolsillos falsos. No hay nada peor que los bolsillos falsos.

Mara Parra / Upsocl

17. Querer una camiseta casual, pero todas son exageradamente apretadas.


18. Ver un lindo top, pero es demasiado transparente, así que tienes que comprar otro top para que no se vea tanto el primero.


19. Querer comprar algo estándar como una falda negra, pero recordar que no están en la temporada en las tiendas en ese momento.


20. Encontrar la ropa de tus sueños, hasta que te das cuenta que tiene un desperfecto y dejarla ahí como si nada, proque crees que te culparán a ti.


21. Entrar en pánico de cómo te ves en los vestuarios porque las luces son poco muy halagadoras.


22. Probarte un vestido e inclinarte para comprobar su longitud, ver que se ve hasta el alma y comprarla de todos modos, esperando que jamás tengas que recoger algo del suelo.


23. Intentar abrochar una camisa y tener un abismo entre tus pechos.


24. Encontrar un par de jeans que se ajusten a la cintura, pero no funciona.


25. Sudar por la luz y el constante cambio de ropa, y sólo pensar de que se quejen del mal olor te hace sudar aún más.


26. Probarte una falda, pero ser demasiado perezosa para quitarte los jeans y zapatos, así que bajarlos hasta los tobillos y modelar con los pantalones puestos.

Mara Parra / Upsocl

27. Quedarse atrapada tratando de probar algo por encima de tu cabeza y sentirte demasiado avergonzada para pedir ayuda.


28. Pensar definitivamente: “bien, supongo que voy a morir aquí, atrapada en este vestido, y saldré en noticias de todo el mundo como la chica que murió con el vestido ajustado”.

Mara Parra / Upsocl

29. Y finalmente, cuando lograste ganar la lucha, consideras seriamente ir a hacer más compras en el departamento de hombres.


30. Porque vaya que es buena la ropa de hombres.

Mara Parra / Upsocl