Por Francisca García
3 agosto, 2017

¡No hay comparación!

Todos los días suena nuestra alarma, la suspendemos unas tres o cuatro veces, y luego nos levantamos y ¿Qué hacemos? ¡Nos damos una ducha! Quizás lo haces la noche anterior, o en la mañana, pero las duchas definitivamente son una gran parte de nuestra semana. Pero en realidad, lo que nos gustaría hacer es darnos un baño de tina.

¡Porque los baños de tina son lo más increíble que podemos hacer por nosotros mismos!

Hay muchas razones para amarlos, pero aquí tienen 7 beneficios de tomarse una baño, comparado con darse una ducha.

1. Puedes comer y tomar.

No existe nada más lujoso que darse un baño de tina tomando una copa de vino, y comiendo tu snack favorito. ¡Margot Robbie aprueba!

"


2. Puedes seguir haciendo cosas cuando estás en el agua.

Ya sea escuchar música, leer un libro, tomarte selfies o mandar mensajes a tus amigos, mientras tengas cuidado puedes hacer lo que quieras mientras te relajas en el agua.

"


3. ¡Es mejor para tu piel!

No sólo tienes más tiempo para usar tus exfoliantes y jabones, también puedes agregarle aceites o cremas humectantes al agua que te dejarán con una piel fabulosa y oliendo increíble.

"


4. Si es lo suficientemente grande, puedes compartir.

Incluso si es pequeña y les gusta estar abrazados, la bañera es un gran lugar para compartir con tu pareja sin preocuparse de quién se está enfriando fuera del chorro de la ducha.

"


5. Nadie te apura; la idea es relajarte.

Por el simple hecho de estar parado, la ducha implica que deberías demorarte lo menos posible. Por otro lado, la tina está diseñada para quedarse ahí un buen tiempo y aprovechar el agua caliente.

"


6. Puedes salvar tu pelo.

Si tienes rizos y te alistaste el pelo, o si te pusiste una crema que debes dejarte puesta por horas, el baño de tina es lo tuyo. Es cosa de hacerse un moño y tu pelo no se verá perjudicado. 

"


7. Es mejor para tus músculos.

Luego de hacer ejercicio o simplemente si te duele el cuerpo, darse un baño es lo mejor que le puede pasar a tus músculos. ¡Cuando nos relajamos emocionalmente también nos relajamos físicamente! Además, el agua caliente evita que tus músculos se tensen con el frío.

"


Realmente no se me ocurren formas en que la ducha es mejor que la bañera, excepto por la velocidad. Si no fuera porque nos demoramos mucho más, nos daríamos baños todos los días de nuestra vida.

¡Y seríamos muy, muy felices!

Te puede interesar