Por Diego Cid
4 Julio, 2017

Aunque ojalá pudieses tener tu propio Wilson.

No hay duda alguna que todos disfrutamos pasar tiempo en el mar, ya sea en la playa o navegando. Sin embargo, esto no está exento de peligros. Cuando cruzamos el océano sobre un bote, los riesgos siempre están ahí y siempre es mejor estar preparados, pues lo peor es confiarte de la embarcación y creer que no necesitas cuidar de ti mismo.

No quiere decir que siempre que navegues puede terminar mal, pero es mejor ser considerados y saber qué hacer en caso de que las cosas den un giro desagradable y el barco termine por hundirse.

Según el sitio Survive Nature, esto sería el actuar recomendado. Aunque te seré sincero, mucho depende de la suerte y lo que logres recuperar del naufragio.

1. Cálmate

Es de esperar que temas por tu vida, pero no debes dejar que el pánico te haga su presa. Puedes agitarte y nublar tu juicio. Así que intenta contar por un rato o encontrar la forma de darte cuenta que alterarte no solucionará nada.

Mara Parra / Upsocl

2. Elige la mejor forma de nadar

Si estás en aguas calmas, lo mejor es nada de espalda. Así tendrás la oportunidad de relajarte y respirar de forma apropiada.

Mara Parra / Upsocl

Si hay mucho oleaje, nada de estómago. No tengas miedo a nadar sumergiendo tu cabeza tras una buena bocanada de aire, pues te agotará mucho más si la tienes todo el tiempo a flote.

Mara Parra / Upsocl

3. Encuentra entre los restos algo que se mantenga a flote

Si tuviste tiempo de alcanzar una balsa, entonces todo se te hará más fácil. De todas formas, cualquier cosa que flote, como puertas y muebles, puede servir.

Mara Parra / Upsocl

4. Mantente con ropa

El sol podría volverse un gran enemigo, así que mantener tu piel cubierta resulta ideal. Si ya te encontrabas semidesnudo, busca algo que produzca sombra.

Mara Parra / Upsocl
Mara Parra / Upsocl

5. Haz un plan de alimentación

A veces las balsas traen alimentos, pero si no, aún puedes encontrar la solución. Si encontraste otro tipo de alimentos, raciónalos. Así duran más y no tendrás problemas con la digestión. Si tuviste la suerte de recoger muchos restos, cualquier cosa de la que puedas desprender una cuerda puede ayudarte a hacer una caña de pescar. Si no tienes éxito, intenta obtener algas, pues también podrían tener pequeños peces atrapados. Por nada del mundo comas comida descompuesta, pues empeorará la situación.

Mara Parra / Upsocl
Mara Parra / Upsocl

6. Intenta obtener líquidos constantemente

El agua es mucho más valiosa que la comida, pues a la deriva estarás mayormente esperando que gastando energía. Nunca tomes agua de mar.

La lluvia será una aliada importante a la hora de obtener agua, así que si el clima apunta hacia allá, prepara cualquier recipiente.

Mara Parra / Upsocl

7. Actúa de forma sensata si existe la posibilidad de un rescate

Si no tienes idea en dónde estás, no remes. Es mucho más probable que la corriente te lleve a tierra. Si ves un barco, intenta hacer señales, nadar te arriesgaría y no serías tan visible. Si obtuviste bengalas, no las gastes de golpe. Si dentro de la balsa había material fluorescente, disuélvelo en el agua cuando veas un avión o barco, pues hará un punto brillante alrededor tuyo.

Mara Parra / Upsocl
Mara Parra / Upsocl

8. No pierdas la esperanza

Rendirse es lo peor que podrías hacer. Nunca pierdas la esperanza. Hay muchas personas que han sido rescatadas, incluso meses después de desaparecer.

Mara Parra / Upsocl

Recuerda, siempre es mejor informarse y estar preparado, pues nunca sabemos cuándo las habilidades de supervivencia pueden ser necesarias.

Te puede interesar