Por Ghalia Naim
22 junio, 2017

Ahora sí que no te van a agarrar… Eso espero.

No diré que copiarse en un examen es bueno, pero admito que en alguna oportunidad lo hice y el que jamás nunca lo haya hecho, que lance la primera piedra. Sacar «material de apoyo» durante una prueba es un arma de doble filo, pues el éxito del momento será la tragedia del futuro, así que lo más recomendable es estudiar. Después de todo, nada ganamos con tener buenas calificaciones si no podemos recordar lo aprendido. 

Con tal de que el maestro no descubra el engaño, somos capaces de inventar cientos de artimañas.

Escribir los datos en la mano…

pontebragas

En la pierna…

pontebragas

En el brazo…

pontebragas

Otras técnicas más preparadas…

pontebragas

Y ahora, como última moda, las uñas…

Una chica y fiel usuaria de Twitter decidió compartir con el mundo su ingeniosa manera de copiarse la información para un examen y este fue el resultado:

Seguro que para esta opción se ocupa más tiempo ejecutándola que estudiando, pero sin duda podría resultar.

Estas fueron algunas de las reacciones:

«Imaginen copiarse todo el libro».

«Yo en clase el día del examen». 

«Si tan solo hubiese visto esto un par de horas antes».

Creo que entre inventar una forma de copiarnos y estudiar sale mejor lo segundo, pero está genial, ¿no?

Y ustedes, ¿hicieron esto alguna vez?

Puede interesarte