Por Ignacia Godoy
11 agosto, 2017

Son la expresión misma de la sátira cinematográfica.

Hay directores que se especializan en la comedia, otros en dramas o thrillers psicológicos pero hay otros que no solo toman un género en específico sino que deciden hacer de sus películas unas obras de arte inéditas. Dispuestas a hacer que todo aquel que la vea se pase un buen rato.

Uno de ellos son los hermanos Coen, quienes se han dedicado toda su vida a hacer filmes para reír y llorar al mismo tiempo. Tan ridículos que no sabes si están siendo serios o son una comedia, y por eso es necesario revisar sus mejores cintas.


1. “Quémese después de leer”

Una mujer se encuentra una pendrive en un gimnasio y cree que contiene una información confidencial que podría vendérsela al Gobierno de Estados Unidos cuando en realidad no tiene más que basura. El chantaje, las relaciones paralelas y el universo ridículo de esta cinta la hacen un clásico.


2. “Fargo”

Un hombre decide pedirle a delincuentes que secuestren a su mujer para cobrar la recompensa del padre millonario de ella que pagará. Sin embargo los hombres son tan inútiles que todo sale de la peor manera.


3. “El gran Lebowski”

Un vago de Los Ángeles un día es confundido con un multimillonario por un par de matones. Después decide encontrar a este sujeto por el cual lo confundieron y las cosas se tornan un poco extrañas.


4. “Sin lugar para los débiles”

Un asesino silencioso se encargará de dar justicia en el viejo oeste de una manera que nadie se habría imaginado. Las actuaciones de Javier Bardem y Tommy Lee Jones son excepcionales.


5. “Temple de acero”

Un estúpido adolescente se une con un hombre peligroso del oeste para encontrar a su padre desaparecido.

¿Cuál es tu favorita?