Por Elena Cortés
13 febrero, 2017

¿Qué es ese olor?

El día que leímos que la cerveza tiene vitaminas y minerales que dejan un cabello hidratado, con volumen y que ayuda a que crezca sano y fuerte, decidimos poner a prueba todas las virtudes que promete. Durante una semana nos lavamos el cabello con media lata de cerveza y lo dejamos reposar entre 3 a 5 minutos. Estos fueron los resultados…

Antes de mostrarles nuestro loco experimento recordemos por qué nos atrevimos a lavarnos el cabello con cerveza:

Aparte de ser una bebida elaborada con ingredientes naturales y bastante económica, es refrescante y deliciosa, y tiene numerosas propiedades benéficas. Su levadura contiene vitaminas B1, B2, B6, ácido fólico y biotina. De acuerdo con Laura Mateos y Carmen Gómez, directoras de Somo Hair Studio en Madrid, España:

Estos componentes son favorables para la salud del cabello, ya que ayudan a mantener en buen estado la queratina, que es la proteína esencial que protege y mantiene el pelo hidratado y sano.

-Laura Mateos a Belelu

La malta y el lúpulo contienen proteínas que reparan el cabello dañado por los procesos químicos, el sol, el cloro y la contaminación, causantes de la deshidratación y la falta de brillo. Ambos ingredientes ayudan a proteger y regenerar las células capilares y reparan el cabello haciéndolo más suave y brillante.

Ahora sí, el experimento

Al cabo de siete días, el cabello ya no se veía igual que como el momento en que comenzamos el experimento.

Sin embargo, tomando en cuenta que al natural tenemos distinto tipo de melena, las bondades de la cerveza resultaron en un distinto efecto en cada una.


Lolita:

De normal, tengo el cabello con ondas grandes. La almohada a veces hace lo suyo y lo deja tan liso en la raíz que pareciera que me lo planché. Ocasionalmente uso crema para peinar o aceite de cabello para suavizarlo, pero durante el experimento lo dejé al natural y me lo lavaba por las noches.

En esos siete días, me lo lavé a diario con mi shampoo y acondicionador de siempre y después reposaba por 3 minutos con la cerveza en el cabello. Al final lo enjuagaba.

Lolita Cuevas/UPSOCL

Los primeros dos días no noté absolutamente ninguna diferencia. Pero al despertar después de la tercera lavada, puedo estar casi segura que ya lo sentía un poco más sedoso y manejable. Aunque reconozco que llegué a pensar que se trataba sólo de una actitud positiva ante el experimento y no mucho más que eso.

Lolita Cuevas/UPSOCL

Continué con el proceso de lavado y en el quinto día estaba muy convencida de las bondades de la cerveza sobre mi cabellera.

Lolita Cuevas/UPSOCL

A diferencia de lo que el artículo explica, en mi caso no redujo la cantidad de cabellos que terminan nadando en la bañera, o sea, no me hizo el cabello más fuerte durante los primeros cinco días, pero lo que sí fue un hecho es que a estas alturas podía sentirlo más lleno de vida.

Lolita Cuevas/UPSOCL

Al despertar el sexto día noté el cabello tan hidratado que me motivé a plancharlo. El proceso fue tan fácil que era como pasar la plancha por tela fina.

Lolita Cuevas/UPSOCL

Insisto en mi deseo de querer que la cerveza me funcionara en el cabello y tal vez por eso me convencí de que realmente estaba sucediendo, pero al séptimo día (último del experimento) estaba tan feliz de haber llegado a la meta, que casi puedo jurar que mi cabello era nuevo.

Lolita Cuevas/UPSOCL

Lo volví a planchar y quedó aún mejor.

¡Me encantó!

Lolita Cuevas/UPSOCL

Por supuesto que tiene mucho que ver el calor que se aplica, pero el día antes también lo había planchado y había quedado más esponjado.

Lolita Cuevas/UPSOCL

¡Genial!

Conclusiones finales:

Mis anotaciones finales es que me funcionó bien durante los días que incluí cerveza en mi rutina de lavado, porque dos días después de terminar el experimento, mi cabello volvió a ser el mismo de siempre. 

En definitiva, la cerveza me funcionó y sentí el cabello más manejable. Tal vez a la vista no haya sido tan evidente, pero yo lo sentía mucho más «juguetón». Lo malo fue que una vez que dejé de usar la cerveza el «hechizo» se acabó. Puede que mi apreciación sea a partir de mi apuesta por la efectividad de la cerveza, pero lo mejor es que lo pruebes en tu propio tipo de cabellera.


Elena:

Siempre he tenido un dilema con mi cabello y es que es muy delgado… y aunque algunos digan «pero Ele, por qué te quejas», bueno es que siempre que he querido hacerme un peinado no me ha durado más de 2 horas, y sí, eso me molesta. Pero, yendo al grano, yo utilizo shampoo y acondicionador y a veces aceite de coco (mi favorito). Mi madre es experta en hacer mezclas extrañas para «darle brillo al cabello», pero realmente me limito a lo básico.

(En un día común y corriente así luce mi cabello).

Elena Cortés/UPSOCL

Cuando Lolita y yo leímos los grandes beneficios que trae consigo lavarse el cabello con cerveza dijimos «por qué no, habrá que intentarlo», y al tener distintos tipos de cabello era ideal hacer el experimento juntas.

Durante una semana hice casi el mismo proceso que Lolita para ver si es que funciona para todo tipo de cabello, o para algunos más que otros. Definitivamente, me decepcioné un poco. Yo tengo poco cabello, y no todos los días lo lavo con shampoo y acondicionador (como lo hizo Lolita) porque sino se me caería a cada rato. Así que hubo días que solo probé lavándome con cerveza, y otros después de la cerveza aplicaba shampoo y acondicionador.

Empecemos el experimento:

Paso 1. Un contenedor pequeño para echar la cerveza (me pareció más cómodo así que lavármelo directamente de la lata) 

Elena Cortés/ UPSOCL

¡Nervios!

(Oh no) 


Paso 2: ¡Manos a la obra!

AQUÍ VAAAA (preparada mentalmente para oler a cerveza):

(Una música de fondo para el épico momento) 


Paso 3: Comencemos a esparcir

Despacio. 


Paso 4: Sigamos esparciendo…

¡Eso! 


Paso 5: Ya casi está

Ahora a reposar unos 3 a 5 minutos y un buen enguaje. 


Así me quedaba el cabello después de enjuagarlo y secar:

Elena Cortés/UPSOCL

Un poco más de cerca:

Elena Cortés/UPSOCL

Si se veía un poco «desordenado» es porque había días que solamente me echaba la cerveza, a diferencia de Lolita. Otros sí me lavé el cabello después con shampoo y acondicionador. Hay que recordar que cada uno tiene un cierto tipo de cabello, y no podemos tratarlos igual. En mi caso, el mío es delgado y no tengo tanto tampoco. Así que si tu cabello se asemeja el mío, te recomendaría NO lavarte el cabello TODOS los días con shampoo/acondicionador porque te lo puede quebrar y se te empezaría a caer.

 

Conclusiones finales:

No voy a negar que a la larga la cerveza sí trae bastantes beneficios, yo no los vi a simple vista, pero también considero que mi cabello es un poco «bipolar», y hay cosas que sí le van y otras no. Claro está que por eso mismo decidimos probar esto, Lolita y yo, porque ella tiene el cabello más grueso que yo y ondulado.  

Lo que sí pude notar es que mis puntas estaban impecables y, eso me encantó porque yo lucho día a día con eso. A la larga, yo sí recomendaría que cualquier chica que quisiera probarlo lo hago porque no creo que se arrepienta. Mi consejo es que no se dejen la cerveza en el cabello por más de 5 minutos porque el olor es fuerte y comienza a apestar (literalmente). ¡Inténtenlo! 

¡HASTA LA VISTA BABY!

¿Probarías lavarte el cabello con cerveza? ¿Piensas que te haría efecto? Cuéntanos.

Puede interesarte