Por María Gloria Satta
19 noviembre, 2015

¿Te enojas tanto que podrías golpear a alguien? Si es así, probablemente cada vez que sientes ira empuñas tus manos y tensas la mandíbula. ¿Sientes ganas de romper objetos cuando sientes rabia? Espera, ¿Sabes de donde viene ese enojo constante? ¡Averígualo aquí!

Puede interesarte