Por María Gloria Satta
30 octubre, 2015

¡Te atraparé querida mía! ¡Y a tu pequeño perro también!

Puede interesarte