Por María Gloria Satta
7 diciembre, 2015

¿Alguna vez te has imaginado a ti mismo como un Dios? ¡Por supuesto que lo has hecho! ¿Por qué característica serías adorado?

Puede interesarte