Por Javiera Oliden
12 diciembre, 2017

Ingredientes (6 personas):

– 226 g de queso crema
– 400 g de leche condensada
– 150 g de yoghurt natural
– 1 cucharada de azúcar
– 3 huevos

Para la masa:
– 160 g de galletas digestivas
– 60 g de mantequilla derretida

Para la cobertura:
– 450 g de berries (frutos del bosque: arándanos, frambuesas, moras…)
– 100 g de azúcar

1. Precalienta el horno a 200°C.
2. Muele las galletas y mézclalas con la mantequilla derretida. Distribúyelas sobre la base de un molde desmontable para tartas y hornéala durante 10 minutos. Baja la temperatura del horno a 180°C.
3. En un bol bate el queso crema con la leche condensada hasta formar una crema homogénea. Añade el yoghurt natural, el azúcar y, uno a uno, los huevos.

4. Vierte esta mezcla encima de la masa de galletas y hornéala durante 35 minutos o hasta que el cheesecake cuaje (pon dentro del horno un pocillo con agua, esto hará que el pastel quede más esponjoso).

5. Apaga el horno y déjalo reposando dentro de él durante 10 minutos más. Déjalo enfriar.
6. Para la cobertura, cuece las berries con el azúcar a fuego bajo durante 15 minutos o hasta que el azúcar se haya diluido. 7. Déjala enfriar.
8. Desmolda el cheesecake, cúbrelo con las berries, ¡y disfruta!