Por Teresa Donoso
24 octubre, 2017

Ingredientes:

– 750 ml de leche
– 185 ml de crema
– 185 g de azúcar
– 8 yemas de huevo
– 75 g de maicena
– 2 cucharaditas de esencia de vainilla
– Un molde desmontable para tartas de 18 cm de diámetro

Para la masa:
– 250 g de harina
– 180 g de mantequilla a temperatura ambiente
– 25 ml de leche
– 1 cucharadita de azúcar
– 1 cucharadita de sal
– 1 yema de huevo

Preparación:

1. Pon todos los ingredientes de la masa en una procesadora de alimentos y mezcla hasta formar una masa homogénea. Envuélvela en plástico film y refrigérala durante 30 minutos.

3. Estira la masa con un uslero y forra un molde desmontable para tartas (previamente enmantequillado) con ésta. Llévala al congelador durante 4 horas.

3. Para el relleno, en una olla pon a calentar la leche con la crema.

4. En un bol bate las yemas con el azúcar y la maicena hasta formar una mezcla blanca y espumosa. Luego añádele poco a poco la leche con la crema caliente.

5. Calienta la mezcla a fuego bajo y no dejes de revolverla. Espera a que espese y añádele la esencia de vainilla. Transfiere la crema a un bol, cúbrela con plástico film y déjala enfriar, luego llévala a la nevera durante 4 horas.

6. Precalienta el horno a 200ºC.

7. Bate la crema pastelera hasta que esté de textura uniforme y viértela en la masa congelada. Hornea la tarta durante 90 minutos a 175ºC. Déjala enfriar, ¡y disfruta!