Por Irene Cereceda
7 diciembre, 2016

Quizá te dan ganas de retroceder el tiempo para recordar todas esas cursilerías.

Es verdad que cuando somos adultos nuestra vida mejora bastante. Ya no tenemos que pedirle permiso a nuestros padres, manejamos nuestro propio dinero y somos más independientes en varios sentidos. Pero eso no quita que algunas veces extrañemos esa vida sin preocupaciones de la secundaria donde no teníamos grandes problemas y también a ese amor adolescente que hizo que nos comportáramos como las mujeres más cursis de este planeta.

Por eso, a continuación, les dejo una lista con 12 cosas que hacíamos con nuestro novio de secundaria (bastante cursis) pero que a veces extrañamos en la actualidad.

1. Dedicarse canciones cursis

Todo nuestro romanticismo se asoma en esta etapa y es en este punto que tanto él, como tú se dedicaban las canciones más cursis que «describían perfectamente» su relación.


2. Reunirse para hacer las tareas o estudiar

Fuente

Una excusa para pasar más tiempo después de clases con tu chico era quedar juntos para estudiar o hacer tareas.


3. Escribir cartas de amor

Tengo una caja llena de las cartas de amor que me escribía mi novio de secundaria y supongo que él tuvo que haber guardado (espero) en algún momento las mías. Leerlas era realmente emocionante.


4. Ir a comer después de clases

Fuente

Quedar con tu novio para ir a comer a algún lugar era uno de los panoramas más atractivos que podríamos planear, junto con ir al cine. Y si la cita incluía ambos, mucho mejor.


5. Emocionarse cada vez que cumplían un mes más juntos

Celebrar el primer mes como si ya llevaran 4 años juntos y entregarse cartas o regalos todos los meses es algo que sólo hacemos en esta época de nuestras vidas.


6. Hablar horas y horas por Messenger

Fuente

Sí, Messenger. Enviarse «zumbidos» y además tener un estado muy cursi y lleno de corazones dedicado para él.


7. Que tu novio se atreviera a cargar tu bolso por toda la secundaria

Fuente

Cuando tenían que cambiarse de clase o mientras caminaban a la salida, una de las cosas más románticas y atentas que podía hacer era cargar tu bolso sin tener vergüenza alguna por ello.


8.  La intensidad de los sentimientos

Todo es más intenso cuando estamos en la secundaria. Sentimos que amamos con más fuerza y esas «mariposas en la panza» están siempre presente en cada momento especial con nuestro novio.


9.  Hablar por teléfono por horas en la madrugada a voz baja para que tus padres no se dieran cuenta

Fuente

Recuerdo haber estado una noche completa hablando con mi novio de secundaria por teléfono a escondidas para que mis padres no se dieran cuenta que aún no me dormía.


10. Pensar todos los meses en un regalo diferente por el aniversario

Y hacer de esto «el gran problema de tu vida», pedir consejos a tus amigas para poder entregarle el regalo perfecto. Generalmente, terminabas escogiendo algo bastante cursi.


11. Apoyarlo cuando jugaba fútbol

Fuente

Sentarte en las gradas y aplaudir cada vez que movía la pelota y mejor aún si anotaba un gol.


12.  Emocionarse por la primera vez que se toman la mano y besan

Y luego llamar inmediatamente a tu mejor amiga para contarle el más mínimo detalle sobre esto.

Definitivamente eran momentos bastante cursi, pero quizá estos detalles nos harían un poco de falta en nuestra – a veces- rutinaria vida de adultos.

Y tú, ¿qué extrañas de tu amor de secundaria?

Puede interesarte