Por Valentinne Rudolphy
15 enero, 2016

Es de vida o muerte que aprendas el nombre de su equipo favorito.

A pesar de que no has sido un experto ni fanático de los deportes en tu vida, el destino jugó contigo. Hoy estás saliendo (o perdidamente enamorada) de un deportista, o alguien que realmente ama los deportes. He estado en tu misma situación: no mueves ni un dedo y apenas ves las Olimpiadas, pero te gusta un fanático/a del fútbol, tenis, golf, cada uno o… todos al mismo tiempo. No es algo malo. Mas sí es un desafío.

1. Tienes que comenzar a instruirte al menos sobre los términos básicos del deporte

2. Tu segunda misión es aprender cuál es su equipo (o equipos) favoritos. Esta información es vital

3. Si apenas tu rutina consiste en subir y bajar las escaleras de tu casa, debes prepararte para sudar (aunque sea una vez)

4. Intenta mostrar entusiasmo: los deportes son una pasión, no cualquier cosa

5. Llegará un día con su equipo y decidirá que van a entrenar, así que prepárate

6. En esos intentos a veces sufrirás, pero no te preocupes, es parte del proceso

7. Habrá competitividad en más de un ámbito de la relación (aunque sea sólo un juego)

8. Ir a ver un juego o presentación es obligatorio

9. No temas decir que tu nivel de ejercicio diario apenas alcanza esto:

10. Nunca está de sobra al menos intentar alguna incursión por un ejercicio

11. Puedes buscar maneras entretenidas de interesarte en su deporte favorito

«Yo anoto, te sacas una prenda. Tú anotas, yo boto algo».

12. Tendrás que aceptar que habrán horarios prohibidos, porque hay algún juego, o actividad, o partido por televisión

13. Prepárate para ver maratones de juegos

14. A veces no tendrás idea de lo que haces ahí, con él. Pero si es amor, vale la pena

15. Después de todo, el deporte es saludable y apasionado. Dos buenas cualidades para aprender de esa persona

Puede interesarte