Por Teresa Donoso
11 Abril, 2017

¿Cuántas cosas de esta lista haces siempre?

Por alguna razón el concepto de amor propio sigue siendo visto en ocasiones como un sinónimo del egoísmo. Sin embargo, amarnos a nosotras mismas y tenernos como nuestra prioridad máxima por sobre todas las cosas no me parece negativo, sino que todo lo contrario: me parece extremadamente necesario. Cuando tenemos una autoestima sana somos capaces de mirar el mundo desde otra perspectiva y, por lo tanto, podemos tomar decisiones más apropiadas para nuestra vida sin tomar en cuenta lo que los demás esperan de nosotras. A menudo nos involucramos en relaciones o situaciones que no son lo que realmente queremos sino más bien lo que la sociedad espera para nuestras vidas, pero cuando te amas a ti misma, tus principios te impiden completamente hacer algo con lo que no estés de acuerdo. De una u otra forma, el amor propio se configura como un escudo que nos protege de todo aquello que eventualmente podría hacernos daño y, de esa forma, se transforma en la pieza elemental para crecer como mujeres fuertes, seguras y felices.

Sigue leyendo y encontrarás cinco cosas que sólo las mujeres que realmente se aman a sí mismas hacen. No te preocupes si aún no tienes todas estas características, con el tiempo lo lograrás.

1. Reconoces y celebras tu esencia

Brooke Cagle 

Ya quedaron atrás los años de sentirte avergonzada por ser como eres o de intentar a todo costo encajar. Eres como eres y te sientes cómoda con ello, has aprendido a amar tus diferencias y aceptar cada una de tus cualidades y, de esta forma, ya no buscas cambiar sólo para hacer sentir cómodos a los demás.


2. Nunca cambiarías por complacer a alguien

Michael Mroczek

Lo que no significa que no quieras complacer a los demás. De hecho hay muchas personas a quienes quieres hacer sentir bien y sacarles una sonrisa, pero este deseo nunca involucrará que tú dejes de ser como eres para aumentar la felicidad de los otros.


3. Confías plenamente en ti misma

Dan Gold

En tu intuición y también en tus procesos lógicos. Ya nunca le preguntas a los demás qué deberías hacer con tu vida o cómo resolver un tema difícil. Sabes que, incluso si te aconsejan con buenas intenciones, nunca tendrán la respuesta correcta, porque no te conocen tan bien como te conoces a ti misma. Esto significa crecer.


4. No te da miedo decir exactamente lo que piensas

Jeffrey Wegrzyn

De hecho, lo usas como un filtro. Todo aquel que se ofenda con tus palabras totalmente normales no vale la pena, y es mejor que se quede fuera de tu vida.


5. Usas la crítica constructiva

Clem Onojeghuo

No juzgas a los demás porque no te gusta que te juzguen a ti. Has llegado a la madurez emocional de comprender que es importante tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros, y es por eso que prefieres criticar aportando algo valioso en vez de criticar por criticar.

¿Cuántas de estas acciones realizas todo los días? ¡Cuéntanos!

Te puede interesar