Por Josefina Pizarro
17 abril, 2017

Por más dolorosas que sean, te servirán para crecer.

A todos, tristemente, nos han roto el corazón. Promesas rotas, personas tóxicas y amores que no funcionarán jamás son solo algunas. Todos sabemos lo difícil que es pasar por eso, pero estos que te mostraré a continuación son los más comunes y más difíciles de pasar. Te dejo con 6 tipos de dolorosas rupturas que definitivamente experimentarás entre los 20 y 30 años.

1. La ruptura con tu amor de escuela secundaria.

Ah, los primeros amores. Con ellos planeas toda una vida, cómo será tu vestido para su matrimonio y hasta el nombre de sus hijos. Pero la verdad no es como la pintan, pues al empezar a ir a la universidad o trabajar verán el poco tiempo que les queda y que probablemente van a terminar. Siempre quedará en tu corazón por ser el primero, pero eso no significa que no pueda venir un segundo, un tercero o hasta un cuarto.

Macarena Salinas/Upsocl

2. La ruptura con tu amor a distancia.

Si tu novio vive al otro lado del país o literalmente en otro continente, lo más probable es que si terminan no lo harán cara a cara. Cuando empiezas a madurar y crecer te vas dando cuenta que este amor no resistirá mucho, que no quieres seguir con alguien que vive tan lejos y que sólo lo puedes ver algunos fines de semana. O tal vez estoy sólo viendo el peor de los casos y sean una pareja más unida que nunca. Como sea, una de las cosas más duras de esta relación al terminar es hacerlo por teléfono, ya que es un capítulo en tu vida que simplemente no puedes terminar a través de un aparato electrónico.

Macarena Salinas/Upsocl

3. La ruptura con tu mejor amigo(a).

Alguna vez fueron los mejores amigos de la vida, se contaban todos y subían memes celebrando su felicidad. Empiezan a crecer, terminas la universidad, sales con otras personas, trabajas, te compras tus propias cosas y tu mejor amigo se empieza a comportar de manera extraña. No hablan nada y, cuando lo hacen, te critica por todo, por absolutamente todo. Esa amistad de años se va rompiendo de a poco, y cada vez que intentas perdonarlo, te vuelve a fallar.

Personas tóxicas hay que arrancarlas de cabeza de tu vida, pero de que es difícil, lo es, porque era quien creías casi un hermano más.

Macarena Salinas/Upsocl

4. La ruptura con un compañero de trabajo.

Terminar una relación (tanto romántica como amistosa) con un compañero de trabajo puede ser realmente complicado, porque literalmente seguirás viendo a esa persona diariamente. Es un recordatorio diario de lo que solían tener, y lo que ya no es tuyo. Verlo cada día puede llegar a ser insoportable, tanto que quieras cambiar de trabajo.

Macarena Salinas/Upsocl

5. La ruptura por infidelidad.

Esta es probablemente la peor de todas las rupturas que uno puede soportar. Duele aún más si crees que las cosas van a la perfección y de pronto te das cuenta que no es así. Quedas en shock.

Encontrar que tu pareja te ha estado engañando duele, y mucho. Te sientes traicionado por tu mejor amigo, a quien le confiaste todo, y eso sí que deja una cicatriz permanente en tu corazón.

Pero recuerda también que no todo el mundo es así, sé que duele pero si quieres volver a enamorarte puedes hacerlo, prueba.

Macarena Salinas/Upsocl

6. La ruptura mutua.

Él quiere tener hijos y un hogar estable, tú quieres dejarlo todo atrás y viajar por el mundo; Él quiere comprar una casa, tú quieres un departamento. Al crecer y en especial entre los 20 y 30 años te vas dando cuenta que las cosas no funcionan entre tu pareja y tú, porque ambos abrazan dos caminos diferentes en la vida. Dolerá en lo más profundo de tu corazón, pero probablemente terminarán bien. Quién sabe, tal vez sus caminos pueden cruzarse de nuevo algún día y puedes volver a dónde lo dejaste.

Es una sensación de dolor indescriptible cuando alguien que solía ser una parte tan importante de tu vida durante tanto tiempo simplemente desaparece, pero aprendemos a levantarnos y a seguir adelante… sin importar el tiempo de curación que nos puede tomar.

Macarena Salinas/Upsocl

¿Qué te parece esta nota?