Por Daniela Morano
9 mayo, 2018

El anciano de 79 vendió su casa en $290 mil dólares cerca de Sandwich, Kent, para comprarle una casa a Marin.

El ex sacerdote Philip Clements, de 79 años, comenzó su romántica historia de amor con Florin Marin, de 24 años, tras conocerse en un sitio de citas online y anunciar que esto era su postura frente a las reglas de la iglesia de Inglaterra, las cuales prohiben el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Sin embargo, aunque parecían felices, esa felicidad no duró mucho. Clements vendió su casa en $290 mil dólares cerca de Sandwich, Kent, para comprarle una casa a Marin en Rumania. Cuando rompieron, Clements se quedó sin dinero y sin casa.

Kent Live/BPM Media

Pero ahora le ha asegurado a Daily Mail que está haciendo todo lo posible por recuperarlo y ha prometido incluirlo en su testamento, a pesar de estar lejos y su amor por las fiestas.

“Tengo que ser realista. Cumplo 80 años en agosto y quiero verlo bien. Es la única persona a quien le puedo heredar cosas. No veo a mis hermanos y no lo necesitarían. Si todo sale bien, él estará en mi testamento”.

Kent Live/BPM Media
Kent Live/BPM Media

La publicidad que tuvieron el año pasado debido a su matrimonio hizo de Marin una celebridad más o menos conocida, apareciendo en distintos programa de televisión.

Marin salía mucho de fiesta y eso eventualmente fue demasiado para Clements, quien además lo ayudaba a mantener este estilo de vida. Una vez que rompieron, el joven comenzó a salir con otro hombre quien dijo “es mucho más rico que Philip”.

Kent Live/BPM Media

“La televisión rumana tiene el mal hábito de convertir las situaciones en telenovelas donde crean historias alrededor de personas comunes. Como rompimos, lo ayudaron a conocer a otro hombre. La historia fue inventada. No está con él y sé que ahora tampoco, fue mentira”, dice Clements.

La pareja celebró su primer aniversario en España el mes pasado y Clements cree que volverán a estar juntos: “Hemos aprendido. Tenemos que adaptarnos. Habían rumores de que estaba con alguien más pero lo ha negado. Vamos a estar en septiembre y durante la Navidad juntos, y ojalá continuar desde ahí. No queremos apresurarnos”.

Kent Live/BPM Media

“Es mi esposo. Quiero que se sienta seguro. No tengo mucho para entregarle en este momento, ya que vendí mi casa. No está conmigo por el dinero, sabe que no tengo mucho”.

Si bien sus comentarios y su vida ha generado dudas en su familia, es su propio hermano, Tony de 68 años, quien dice que a pesar de pedirle que “no sea un tonto”, todo se trataba de Florin: “A Philip no parece importarle nadie más”.

 

 

Puede interesarte