Por Camilo Fernández
2 febrero, 2018

Esto confirma que el amor es una enfermedad.

Hasta que la muerte los separe. Si eso llegara a pasar, las causas podrían estar relacionadas a la obesidad o a problemas cardiovasculares, ya que un estudio logró comprobar que casarse hace mal. Esto significaría que prometerse amor eterno no es saludable. 

Siempre nos han vendido que casarse en una forma de alcanzar la felicidad, pero la ciencia viene a refutar esto y a todos esos padres que presionan a sus hijas para encontrar novio.

Pixabay

De acuerdo a Dmitry Tumin, sociólogo de la Universidad de Ohio, para vivir una vida plena y saludable, deberíamos evitar casarnos, especialmente en estos tiempos que es más difícil conciliar la vida familiar con la laboral. 

Lo anterior provoca conflicto entre la pareja que daña a la salud, además que las personas casadas reducirían el contacto con sus amigos y familiares, acentuándose cuando se tiene hijos. Esto genera más estrés y ansiedad. 

Pixabay

También se ha logrado comprobar que el matrimonio favorece la obesidad y los problemas cardiovasculares asociados como consecuencias de los problemas en la vida de casados.

Pixabay

Por otro lado, los psicólogos de Wisconsin hicieron un experimento con 100 voluntarios casados y solteros, llegando a la conclusión de que existe cierta incompatibilidad entre ser feliz y vivir en monogamia. Según el psiquiatra Richard J. Davidson, la parejas casadas demostraron que cuando más tiempo llevan casadas, más tardan en recuperarse de experiencias negativas y más tendentes a la depresión son. 

Con todo lo malo que que sería casarse, mejor nos quedamos como estamos. Tenemos que sobrevivir.

Te puede interesar