Por Macarena Salvat
7 septiembre, 2018

Las situaciones que viven cuando beben juntos les permitiría fortalecer la relación.

Cuando te enamoras de alguien y decides pasar tus días con esa persona tiendes a compartir muchos momentos, ya sean románticos, divertidos o, incluso amargos. Lo cierto es que si te encuentras con alguien que comparta intereses parecidos a los tuyos, lo pasarán de lujo, sobre todo si ambos disfrutan de una buena copa de vino, champaña o hasta cerveza.

Exacto, tal como leíste. Si tu pareja bebe y te acompaña cuando tú lo haces, entonces ¡buenas noticias!, pues la ciencia asegura que las parejas que beben juntas, permanecen juntas.

Un estudio publicado en Journals of Gerontology B: Psychology Sciences demostró que aquellas parejas de más de 50 años se llevaban mucho mejor cuando ambos bebían por igual o, incluso, cuando ninguno de los dos bebía. Si uno de ambos bebía demasiado y el otro no, eran más propensos a tener problemas y discusiones, sobre todo si quien bebía era la mujer, pues se sentía insatisfecha.

Ahora, ¿cómo llegaron a esta conclusión?. Se realizó una encuesta a más de 2 mil personas que llevaran un promedio de 33 años de casados. Les preguntaron sus costumbres y hábitos al beber, cuánto lo hacían y cuántos tragos consumían más o menos. Al mismo tiempo, también les preguntaron si creían que su pareja era demandante, crítica, irritante o algo similar.

En la investigación, los científicos descubrieron que en más de la mitad de las parejas ambas personas bebían y, además, tenían relaciones más estables y sanas que aquellas parejas que no bebían igual. Lo mismo pasó con las parejas en las que ambos no bebían alcohol. Eso sí, si una de las personas de la pareja no bebe no significa que deba obligarse a beber para tener un mejor matrimonio. No.

“No estamos sugiriendo que la gente deba beber más o cambiar la manera en la que beben”

Kira Birditt, autora del estudio

Así que, si tú y tu pareja beben y disfrutan haciéndolo, entonces es probable que duren mucho tiempo y tengan una relación más estable y sana, porque compartirán más momentos divertidos y tendrán buenos recuerdos (y graciosos también). Eso sí, si tú bebes y tu pareja no, no la obligues si no quiere hacerlo. El estudio tampoco habla de que en todas las parejas sea igual. De hecho, hay parejas desiguales que sí se llevan bien y pueden pasar momentos divertidos, sobre todo si quien no bebe no juzga al que sí lo hace y viceversa.

Pero, en el caso de que ambos beban, imagínate esto:

Ustedes dos, en la playa, disfrutando de un buen trago y una buena compañía.

Qué mejor, ¿no?

Puede interesarte