Por Josefina Pizarro
17 agosto, 2016

Quiero cosas para recordar, no materiales, sino momentos.

Si me vas a consentir, hazlo con tu amor. Tápame a besos y abrazos, agarra mi mano cuando estamos en público, para en la mitad de la calle solo para darme un beso en la mejilla. Eso es lo que más quiero, pero tú insistes en darme cosas materiales, como si eso fuera a importar al final de la vida, cuando sólo nos tendremos el uno al otro.

Cuando estemos en la mitad de una pelea, deja de gritarme y acerca mi cuerpo al tuyo, abrázame hasta que deje de pelear y besa tu perdón en mis labios enojados. Si estoy llorando, frota tu nariz con la mía, háblame, cuéntame un chiste hasta que me ría y olvide lo que es sentirse triste. Si te despiertas en la mitad de la noche, bésame en la frente y abrázame. Si es temprano en la mañana y apenas abro un ojo, despeja el cabello en mi cara y deja apoyarla en tu hombro para descansar.

¿Ves? no necesito mucho – Una mano para afirmar, un corazón para atesorar, una mente para aprender y un cuerpo para poner junto el mío, donde compartamos toda las memorias – No necesito mucho para que me consientas.

Así que por favor, consiénteme con tu amor, no con tu dinero.

No necesito viajes extravagantes y joyería costosa de ensueño. No necesito autos ni tres comidas caras ni la mejor tecnología del mundo. No necesito cosas materiales ni regalos caros solo para sentirme amada.

Esas cosas son solo eso, cosas y nunca me harán tan feliz como que me des tu corazón y que el mío esté seguro en tus manos.

Consiénteme con tu amor. Llévame a una de las más simples aventuras, esas que cuestan mucho, pero me enseñan un poco más sobre quién eres. Llévame a tu lugar favorito en el mundo, a dormir bajo las estrellas, al parque donde jugabas cuando eras pequeño. Cómprame mi dulce favorito, solo para demostrarme que te das cuenta de las pequeñas cosas. Escríbeme pequeñas notas, envíame un mensaje de texto en la mañana que diga «Buenos días» y recuérdame que siempre estoy en tus pensamientos.

Escucha lo que tengo que decir, cocina uno de mis platos favoritos cuando me sienta deprimida y hazme reír hasta que me duela el estómago. Ves, la cosa es que quiero cosas que el dinero no puede comprar: Tu atención, tu paciencia, tu afección, tu lealtad, tu felicidad.

Quiero que me des cosas que no tienen precio, quiero las cosas que muestra tu corazón más que lo que demuestra tu cartera.

Bésame. Háblame. Haz memorias junto a mí.

Quiero cosas para recordar, no materiales, sino momentos. Quiero risas, que se queden conmigo siempre. Quiero memorias de las que pueda fotografiar, capturar los lugares en los que hemos estado y las conversaciones que hemos tenido. Quiero recordarte por cómo éramos, no por las cosas materiales que uso o muestro, sino por las memorias que rondan a nuestro alrededor, siempre pidiendo por más.

Consiénteme con tu amor. Trátame con respeto y amabilidad, muéstrame que soy algo para ti y lléname con atención y tiempo, solo para nosotros.

No necesito tus cheques de pago; necesito tu corazón. Y quiero que tú tengas el mío.

¿Le has mostrado afecto a la persona que amas hoy?

Puede interesarte