Por Teresa Donoso
27 noviembre, 2015

Amar no tiene nada de azaroso, es una decisión consciente que tomas todos los días.

La mayoría de las personas cree que el amor verdadero se encuentra. Supongo a todos nos gustaría pensar que si tenemos suficiente paciencia y suficiente tiempo para esperar, el amor de verdad simplemente llegará a nuestras vidas. 

Creo que no es así. La verdad es que si bien puede que la persona indicada llegue a nuestra vida por casualidad, el amor y el vínculo que formemos con esa persona no será una casualidad, será el resultado y el producto directo de nuestros esfuerzos.

Al final, el amor se trata de tomar una decisión, y no sólo una vez, sino que muchas veces. Se trata de levantarte todos los días en la mañana y decidir amar a la persona que tienes a tu lado a pesar de todo. Se trata de decidir seguir luchando y de seguir caminando juntos día a día.

Las personas que pasan por el proceso del enamoramiento y son capaces de completar este difícil pero hermoso viaje son las que llegan a vivir el amor de verdad. Pasan por las dudas, por los cuestionamientos, pasan por ese proceso de dejar de sentir la intensidad del enamoramiento y se enfrentan al amor, a esa sensación sencilla y profunda, con miedo pero también con determinación. 

El amor requiere trabajo y requiere atención. La única forma de lograr experimentar este hermoso sentimiento es decidirte a escoger a tu pareja todos los días, en las buenas y en las malas. Y aunque puede que parezca terrible de mi parte decir que el amor no te encuentra y que por lo tanto no deberías buscarlo, creo que no seremos felices hasta que no aceptemos que el amor de verdad es mucho más complejo pero mucho más interesante de lo que esperamos.

Puede interesarte