Por Laura Silva
28 agosto, 2015

No me amarraré para siempre, ni dejaré que otro domine mi vida.

Me he enamorado de ti, eso es cierto y lo sabes desde hace un tiempo.

Daría mi vida entera por ti, pero la verdad es que no dejaría todo lo que soy solo por complacerte. Y si no tienes eso claro, es mejor que dejemos todo esto hasta aquí. No quiero generar la apariencia de alguien que no soy. No tendré resentimientos, pero sé que si tú me amas, podrás comprender eso.

large

@karla_martinez72.

Estoy dispuesta a tomar riesgos, a ir por aventuras, a seguir protocolos, a conocer a quienes tenga que conocer y adaptarme a las circunstancias que nos presentará la vida. Así como también espero que tú estés dispuesto junto a mí. Pero en nuestra relación, o en todas, lo que pasa es eso: vamos caminando de la mano a través de los años, de cada día y cada hora. No es que uno lleve al otro.

Hasta ahora nunca nos ha sucedido eso, pero antes de dar cualquier otro paso, antes de que nuestro amor eche más raíces, te quería decir eso de mí.

large

@supostaninja.

No soy tuya, ni de nadie. Soy yo, para mí misma. Y tú tampoco eres alguien con quien puedo jugar, o de quien puedo disponer. Sé que tu apoyo siempre estará ahí para mí. Pero no intentaré cambiarte, ni pretender que seas algo que no eres solo porque se me antoja. Podemos siempre aconsejarnos, crecer juntos, ir por más y hablar de las cosas que nos llaman la atención del otro. Pero intentar transformar esa esencia de la que nos enamoramos, jamás.

Muchas veces te necesitaré, pero no dependo de ti. Muchas veces solo querré vivir la vida contigo, pero si eso no se puede, lo aceptaré. Eres mi amor, pero no quiero un amor que pretenda que me puede manejar. Aún en mis momentos más débiles, aún si un día digo que sí, espero que no lo hagas. Y si no, espero darme cuenta. Porque en ese momento, ya dejaría de llamarte «amor».

Puede interesarte