Por Felipe Hernández
20 mayo, 2016

Hay una gran diferencia.

Las relaciones nunca han sido algo sencillo, JAMÁS. De ser así, probablemente no existiría más de la mitad de las series y películas que hemos visto en el transcurso de nuestras vidas, porque las relaciones son complicadas y eso es una realidad. El gran problema, es que un montón de las complicaciones que tenemos vienen desde un pequeño malentendido… Porque que alguien te guste, no siempre significa que quieres tener una relación seria.

Entre “me gustas” y “quiero pasar toda mi vida contigo” hay una pequeña diferencia que hace que todo cambie.

Cuando estás saliendo con alguien, sobre todo en esa etapa donde se están conociendo, todo es maravilloso. Congenias perfectamente con esa persona, te emocionas al saber que vas a tener la oportunidad de pasar tu tiempo a su lado y lo más importante de todo: Te gusta. Desde ahí en adelante nadie sabe realmente qué es lo que puede pasar, pueden empezar una relación de años, pueden traicionarse y no volver a hablar jamás o pueden seguir enviándose mensajes de texto sin ningún compromiso. Todo depende.

Probablemente ambos han tenido sus experiencias, han descubierto qué es lo que quieren experimentando con personas que ni siquiera tienen que ver con lo que ahora están haciendo y están intentando pasarlo bien mientras averiguan hacia dónde se dirige esta relación (y si es que acaso se dirige hacia alguna parte).

Pero, ¿en qué momento empieza a mezclarse todo?

El problema está en las falsas esperanzas que a todos nos encanta crear, a veces incluso como una forma de entretención o para averiguar qué tan lejos está dispuesta a llegar la otra persona. Sin embargo, el resultado: Una nube negra llena de confusiones y momentos que pudieron evitarse.

Si quieres estar con una persona en una relación seria, tienes que hacerlo saber; si quieres tener a una persona que solo sirva para cuando necesites quitarte las ganas de tener sexo, deberías tener las agallas para aceptarlo y decirlo. Porque esto es algo que va para todos.

Relájate, si para ti es “cualquier persona más”, entonces probablemente tú también lo seas.

No hay nada malo en no estar buscando una relación, no hay nada malo tampoco en querer tener una. Si esa no es tu meta en la vida, entonces deberías tener claro que jugar con los sentimientos de una persona a la que sí le importa, es ser directamente un idiota y no tiene sentido si ya eres un adulto.

Después de todo, sea como sea tu relación, no hay una mejor que la que aceptas tal como es… Porque solo así comienzas a disfrutarla.

Puede interesarte