Ella le había dicho que iría a comprar, pero cuando notó el desvío en la ruta, fue tras ella.

Cuando el amor deja de ser amor y se transforma en una obsesión… ¡cuidado! Hay personas que pierden la cabeza y comienzan a hacer un montón de estupideces con tal de saber de la otra persona, pasándola a llevar y vulnerando totalmente su vida privada.

Así fue el caso de David Jones, un hombre que pese a haber terminado la relación con su pareja Stacey Buckley, necesitaba saber de ella y mantener el control de todo lo que hacía… tanto así, que se le ocurrió comprar un GPS por Ebay e instalárselo a su auto para seguirle los pasos.

Pero “quien busca donde no debe… encuentra lo que no quiere”. Y David no podía creer lo que veían sus ojos.

Cavendish Press

Stacey estaba de la mano junto a la ex novia de su hermana, Laura Flynn, en pleno centro comercial Trafford Center, siendo que le había dicho en un comienzo que iría a comprar a Bury en Greater Manchester.

Cavendish Press

Esa situación desató una escena de celos en David que poco pudo controlar. Le envió una foto del recorrido del GPS a su ex novia para que supiera que él la había seguido y la tenía totalmente controlada. “Te encontraré donde sea que estés” le escribió.

Sin embargo, sus actos lo perjudicaron, pues Stacey quiso sacarlo de su vida como fuera.

Cavendish Press

Pero él insistía: un día llegó a la casa de la mujer y la empujó hacia la puerta para que entrara. “Él agarró mi garganta y me inmovilizó contra la puerta” recordó Stacey, quien debió dormir esa noche con la puerta sin cerradura porque David la había sacado en un impulso por saber qué hacía todo el tiempo.

Tras esa situación violenta, la mujer denunció a su ex pareja y fue declarado culpable de acoso por la Corte de Magistrados de Manchester.

Por ahora está a la espera de su sentencia, que será a fin de este mes y de la que se espera se le prohíba contactar a su ex pareja por una orden de alejamiento.

Puede interesarte