Por Valentinne Rudolphy
3 noviembre, 2017

Literalmente llevará una parte de él consigo

Este 31 de octubre no sólo se celebró la Noche de Brujas. Algunos también decidieron que era una buena fecha para celebrar su amor. Como es el caso de Carlee Leifkes y Lucas Mancoon-Unger, quienes escogieron esa especial noche para comprometerse.

563a35b41800002b00303d04
Carlee Leifkes

La joven pareja se conoció a comienzos de este 2015. Todo sucedió en un festival de música al que ambos asistieron, en la ciudad nativa de Lucas, Vancouver, Canadá. La conexión fue intensa y después de un tiempo, Lucas decidió mudarse a California para estar con ella.

Los meses fueron pasando y comenzaron a hablar de matrimonio. Habían discutido juntos acerca del anillo de compromiso que ella recibiría. Pero no esperaba nada formal. Hasta que llegó la sorpresa.

563a358f1400002b003c9e59
Carlee Leifkes

«Cuando hablamos acerca de ello, yo dije que los diamantes estaban sobrevalorados. […] No necesito un diamante para probar cuánto me ama mi novio. ¡Él ya se mudó desde Canadá para demostrármelo!».

Y en vez de diamante, Lucas decidió pedirle a su padre que le enviaran una de sus muelas del juicio (o muela cordal). Cuando la tuvo en sus manos, él la llevó a un joyero y le pidió que hiciera algo original. El resultado fue un anillo nunca antes visto.

563a35432900002f004dc23f
Carlee Leifkes

Carlee dijo el sí de inmediato. Le encantó el resultado de la idea que tuvieron. Y a su familia – que estaba en medio de la propuesta – también.

Lucas tenía su muela guardada desde los 17 años, cuando tuvo que extraérsela. Su familia la había guardado durante años. Por fin tuvo un uso mucho más creativo. Ya no estará más guardada. Hoy se lucirá por siempre en la mano de su prometida.

enhanced-26823-1446503001-2

«Es casi un concurso por ver quién tiene el anillo más grande, y a qué novia la aman más, y ¡acá yo tengo el anillo más genial que he visto en toda mi vida! ¿Qué significan los diamantes para una relación? Literalmente tengo una parte de mi esposo en mi dedo».

Y ya están esperando su boda. No quieren nada tradicional, pues se declaran como personas fuera de lo común. Una ceremonia simple es lo que desean. Pero también divertida. Planean casarse a fin de este mes en Las Vegas. Y Carlee usará un vestido rosado. ¡Que vivan los novios!

Puede interesarte