Por Teresa Donoso
5 Enero, 2017

¿Qué es lo que pasa? Esto respondieron.

Todos hemos sentido, al menos alguna vez en nuestra vida, ese momento exacto en el que una relación que iba muy bien parece enfriarse. Ya no se hablan tanto, los mensajes de texto pueden pasar horas sin ser leídos y cuando están juntos no se ríen tanto como antes. Ni hablar de los encuentros íntimos, que dejan de ser tan increíbles y locos como en el principio.

¿Qué es lo que pasa? Aparentemente no hemos hecho nada malo, al menos no conscientemente.

Esta fue la pregunta que se planteó un popular sitio para hombres, AskMen, y que trató de responder de la forma más sincera posible.

Según uno de los editores del sitio, este fenómeno se relacionaría de forma directa con las dudas que comienzan a surgir a medida que avanza la relación y la necesidad que sentimos de juzgar cada una de las acciones y decisiones de nuestra pareja. Todo lo anterior crearía, de forma inevitable, un ambiente de hostilidad e inseguridad donde el amor muere con mucha rapidez.

“Los primeros meses todos están muy enamorados, después te empiezas a preguntar si en realidad tú eres lo suficientemente bueno para la otra persona. Después, empezamos a juzgar a la otra persona”.

Hay que considerar que a medida que empieza a pasar el tiempo disminuye la sensación de “novedad” que te provocaba esta relación al comienzo, cuando todo era nuevo. Al comenzar a juzgarla también te empiezas a preguntar si esta persona realmente es para ti (o tú para ella) y te cuestionas cómo fue que antes creíste que era tan perfecta. ¡Sorpresa! Todos parecemos perfectos al comienzo de una relación, pero rara vez lo somos.

La forma en la que actuemos en este momento es decisiva y determinará para siempre el futuro (o no futuro) de la relación. ¿Qué hacer? Esto opinan en AskMen:

“Lo que debes hacer es pensar en que debes de destruir todo lo malo que tenía la relación el día de ayer, no hablamos de divorcios o de terminar con tu pareja, sino, de eliminar las barreras que se crean por cosas pequeñas que hacen que comiencen los juicios entre ustedes”.

En otras palabras, eliminar todas las barreras o resentimientos que el acto de juzgar a tu pareja te pueda provocar y jamás olvidar la razón por la que empezaste una relación con tu pareja. ¿Acaso no sentías que era increíblemente genial y que tenía algo muy diferente a todas las otras personas que hubieses conocido hasta ese momento?

Vale la pena recordarlo.

Te puede interesar