Por Andrea Araya Moya
19 febrero, 2016

O, específicamente, con tu suegra.

Quizá has visto, o has sido protagonista, de una relación de pareja en la que uno de los dos no se lleva bien con la familia de la persona que ama. Claro, el dicho dice que con quien te casas es con tu pareja, pero también es necesario tener claro que la familia que hay detrás de esa persona también se vuelve parte de tu vida, por lo que es necesario mantener una buena relación con ellos.

Pongámoslo de la siguiente manera. Tu pareja y tú son muy felices, pero su familia o, peor aún, sus padres, no te aceptan y simplemente no son agradables contigo. ¿Qué debes hacer? ¿Separarte? No, a menos que tu relación con tu pareja sea la desagradable. 

Según la psicóloga Sandra Navarrete, cuando la familia de alguien se “entromete” en la relación o simplemente la rechaza se altera la confianza entre la pareja. Sin embargo, un método infalible para soportar esta situación es simplemente mantenerse al margen y no hacer caso a los comentarios negativos, pues así no afectarán a tu sólida relación de pareja.

Tómate con calma la situación y no te agobies con lo que te digan, pues sólo pasarás malos ratos. Si no, evita los encuentros familiares, aunque no es lo recomendable. Del mismo modo siempre es recomendable que converses con tu pareja y juntos encuentren la mejor solución para que la relación no se desgaste y, claramente, para que nadie más se entrometa en su relación.

Así mismo, también es necesario recordarte que JAMÁS debes poner en duda tu relación si hay algún agente externo alterando, como la familia, sobre todo si tu relación es estable y feliz. Si cambias a tu pareja sólo porque tus padres te lo dicen, entonces nunca estuviste realmente enamorado. Uno decide enamorarse y con quién se queda. Si no te hace daño, si la relación es estable y no tormentosa y eres feliz y tienes un futuro estable junto a esa persona, entonces no tienes por qué escuchar comentarios negativos.

 

 

 

Aunque, por otro lado, a veces tu familia se comporta así porque sabe que esa persona te hace daño y ha provocado algo malo en ti. En ese caso sí debes escucharlos, sobre todo cuando es una relación tóxica en la que sólo discutes y te sientes apesadumbrado y controlado.

Puede interesarte