Por Valentinne Rudolphy
20 noviembre, 2015

Estaríamos determinados a sentir mayor atracción por quienes tienen comportamientos menos equilibrados.

Tal como lo lees. La típica situación en la que te gusta un chico problema, o una chica un poco loca, no es una casualidad, o una simple etapa. Todo tendría una explicación – al menos eso es lo que plantea el primer acercamiento académico a este asunto.

Fernando Gutiérrez, del Hospital Clínico de Barcelona, fue quien lideró esta interesante investigación, que fue publicada en Scientific American. En ella se reunieron 1.000 individuos para hacerles seguimiento. Todos ellos eran heterosexuales, pero tenían una que otra característica en particular.

Gutiérrez eligió a personas que tuviesen alguna tendencia que destacara en su comportamiento, en muchos de los casos, patológica. Para ser más claros, los estudiados presentaban tendencias obsesivas, comportamiento neurótico o ser muy impulsivos. Esto puede sonar negativo, pero pueden ser pequeñas conductas diarias, como quienes son maniáticos. Algunos de ellos tenían diagnóstico clínico.

De esta manera, se podría ver la atracción hacia personas que podemos tildar de «desequilibradas», en cierto sentido. Además de observar su desempeño laboral, cómo manejaban sus relaciones interpersonales y el éxito que habían tenido en el ámbito amoroso.

Al parecer, aquellos más impulsivos y temerarios serían elegidos como pareja antes de quienes presentan un comportamiento metódico. Y esto sería una atracción netamente biológica. Algunos de los comportamientos de las personas estudiadas, se traducen en nuestra vida como ser más aventurero, desafiar reglas, entre otras cosas. Y eso es lo que nos atrae.

«Mientras que los ‘chicos malos’ son egoístas, rompen las reglas, imprudentes y rebeldes, también son temerarios, independientes y autosuficientes. Viven vidas frenéticas y eléctricas. Esto cautiva a muchas personas. Pueden ser deseables desde un punto de vista evolutivo».

– Fernando Gutierrez, investigador guía.

En el caso de las mujeres, aquellas con comportamiento más neurótico, son aquellas con mayor probabilidades de encontrar una relación estable y a largo plazo. Incluso más que los hombres «temerarios». Esto es anecdótico en cuanto a las críticas que a veces hay hacia esta característica en las mujeres. Finalmente, pareciera que los hombres se sienten más atraídos hacia ello.

Pero no te apresures. Las conclusiones no son definitivas, ya que este es el primer estudio que se hace al respecto. Es un primer acercamiento a una conducta que muchos tenemos. Así que de a poco, habrán más respuestas.

Puede interesarte