Por Emilia García
17 agosto, 2015

Es difícil, ¿no?

Si. Sé todos los beneficios de la soltería. Vivo predicando que es lo mejor, vivo convenciéndome a mí y al resto de que adoro manejar mi tiempo, que adoro no darle explicaciones a nadie, que no quiero una persona a mi lado. Pero a estas alturas de mi vida debo ser honesta, y eso es una mentira. Claro que adoré la soltería en su minuto, y nada de malo le veo, pero nunca haber tenido un ex es algo difícil. Aún más cuando eres la única de todas tus amigas que jamás ha tenido una cita.

Captura-de-pantalla-2015-08-14-a-las-12.47.03

@thatlove

Es duro. Es duro nunca haber ido a una cita porque nunca has sido invitada y porque te aterra salir con alguien con una historia romántica «normal» cuando tienes la misma experiencia que tu hermana chica de 10 años. Es duro porque nadie que haya salido algunas veces o haya estado en alguna relación seria entenderá lo que significa ser una huérfana del amor.

Es duro que nadie tome tus consejos amorosos en serio y es más duro que nadie te pregunte. Es duro preguntarte a menudo qué está mal contigo, es duro ver a todos acompañados y estar siempre sola. Y es que la sociedad tampoco nos ayuda mucho a los eternos solteros. Siempre se ha visto la soledad como algo malo y tener más de 20 y jamás haber salido no es algo que te juegue a favor, cuando en realidad nada tiene de malo.

Captura-de-pantalla-2015-08-14-a-las-12.46.50

@lifestylesandmore

Puede no ser lo mejor del mundo, pero estoy soltera, estoy feliz a veces y me siento sola otras veces, y no veo cómo eso me puede hacer diferente del resto. Si eres la eterna amiga soltera no hay nada de malo contigo ni en ti. Tu falta de historia de citas no te define, y no porque todo el mundo esté haciendo las cosas de una manera significa que debas hacerlas igual o que eso sea lo correcto. La vida no es blanco o negro, hay veces que el gris es válido. Construye tu propio camino y síguelo y sé consciente de que para amar no necesitas experiencia.

Puede interesarte