Por Ghalia Naim
17 Mayo, 2017

Queridos amigos despechados, tomen nota…

Todos nos enamoramos con la ilusión de quedarnos hasta el fin de los tiempos volando en las nubes del romance, pero muchas de las relaciones terminan antes de lo previsto. Incluso diría que son pocas las que alcanzan a durar “felices por siempre”, como en las historias fantásticas. Nadie tiene certeza de qué es lo que se necesita para que la chispa no se apague, pero esta pareja de Reino Unido parece tenerlo más que claro.

“Un beso todos los días”.

¿Eso es todo?

Tienen 76 años de casados… Algo así como “toda la vida”.

Jim Routledge de 96 años y su esposa Susan de 94, se conocieron en 1940 en una fiesta y luego de bailar por un rato se quedaron más que enganchados. Un año más tarde se casaron y tuvieron a su primer hijo que ya cumplió los 75 años y que vive en Estados Unidos. Para ellos el amor no fue un problema jamás y gracias a su fortaleza resistieron las duras separaciones que sufrieron durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Jim fue enviado a combatir al Medio Oriente en 1947.

swns

Ambos trabajaron duro para mantener a su familia que pronto se expandió a cuatro, con el nacimiento de su hija Linda que ahora tiene 63 años.

Susan atendía la biblioteca de un colegio y luego se convirtió en asistente de joyería, mientras que Jim trabajaba medio tiempo y estudiaba para convertirse en maestro. Nunca importaron los problemas, el amor siempre se mantuvo en ellos y así lo cuentan ellos mismos en su aniversario para el medio SWNS:

Jim:

“Un beso en la mejilla todos los días es lo que nos hizo seguir todos los días y Susan está de acuerdo. También he aprendido a no hacer un problema de todo, de ese modo somos felices, nos amamos mucho”.

Susan:

“El secreto de un buen matrimonio es ser bueno con el otro y disfrutar los buenos días… Nos conocimos en un baile y el amor creció muy rápido entre nosotros. Nosotros estábamos felizmente casados cuando mucha gente estaba mal por la guerra, así que era algo bueno que mostrar a la familia.

swns

Actualmente, esta pareja es la más antigua de su localidad en Greenock, Escocia, y viven en un centro de cuidados debido a su avanzada edad. Son muy felices y piensan que si todos siguen sus consejos serán felices como ellos.

¿Qué piensas de esto?

Te puede interesar