Por Valentinne Rudolphy
4 septiembre, 2015

Le das poder a otros en tu relación, y haces que esta se marchite antes de que florezca.

Si hay algún sentimiento humano que puede asemejarse más a cómo se siente una enfermedad, son los celos. Los terribles celos, pensar que tu pareja será deseado por otros, o podría cometer un desliz, o simplemente el temor sin razón.

Son realmente una manera de envenenarte por dentro, y te comienza a llenar y carcomer, hasta perder lo que podía ser una versión feliz de tu vida.

large

@taylorfmixxll.

Personalmente no he vivido celos intensos. Solo algunas malas primeras impresiones, inseguridad inicial, y he tratado de borrar lo más rápido posible de mi vida – y mi relación – aquella mínima noción de celos. Realmente me dan algo así como temor, porque cuando ves cómo otros viven esta realidad llena de inseguridades, no creo que sea recomendable para nadie.

¿Tú los has sentido? Entonces sabes de lo que estoy hablando: es como un agujero negro que comienza a crecer en ti, haciendo que te olvides realmente del amor, de la cordura y del sentido común.

large

picsofgram.

Me refiero más que nada a los celos porque sí. A aquellos que sientes sin que te hayan dado ningún motivo, sin previo engaño, sin nada. De repente, te encontraste en tu vida con este asqueroso sentimiento y es como una adicción que no elegiste ni puedes controlar. No te sientes tranquila y esa sensación solo crece dentro de ti. Te preguntas qué hará cuando no están juntos, e incluso al estar en su presencia, te cuesta convencerte a ti misma.

Convencerte de que no pasa nada y de que solo creas cosas en tu cabeza. Estás arruinando tu mente, y también tu relación.

large-1

nubiangypsy.

Finalmente, dejas al amor constantemente pendiendo de un hilo. Porque por más que intentes callarlo, te ahoga cada vez más. Sea justificado o no, no te lo puedes guardar porque te estás contaminando por dentro. Y hace que se pierda la confianza, la comunicación, y que de a poco se pueda ir perdiendo todo el amor que algún día se tuvieron.

Los celos solo causan sufrimiento, más si no hay razón para ello, y harán que tu pareja se canse de intentar reconfortarte, y de ser puesto en tela de juicio. Cuesta quitarse ese miedo, pero debes tomar una decisión: decirle adiós a tus celos, o a tu pareja. Porque vivir así no es sano. Mereces tú y tu amor algo de paz. Opta por ello.

Puede interesarte