Por Teresa Donoso
27 noviembre, 2015

Estas personas afirman que para ellos la seducción no tiene NADA que ver con el físico. ¿Serás tú uno de ellos?

¿Te ha pasado alguna vez que conoces a alguien que te agrada mucho, pero cuando lo piensas, lo que te agrada no es exactamente su físico? Lo que más disfrutas es su compañía, sus palabras, las cosas de las que te habla y también las actividades que realizan juntos. Puede que ante esta descripción estés pensando en la relación que tendrías con un amigo, pero para muchas personas esta es la definición del amor.

Dentro de las muchas definiciones que han aparecido en el último tiempo para ayudar a la gente a identificarse, el término demisexual es, hasta ahora, uno de los menos conocidos.

Los demisexuales son personas que experimentan la atracción de forma diferente. Según Asexualpedia, la enciclopedia en línea de tendencias sexuales, esto se debe a lo siguiente:

«Un demisexual es una persona que no experimenta atracción sexual a menos que forme una fuerte conexión emocional con alguien».

Estas personas no dejan a cualquiera entrar a su vida y las razones son bastante simples:

De partida, los demisexuales sienten una curiosidad natural por el mundo y por quienes los rodean. Al experimentar la vida desde un punto de vista que poco tiene que ver con un deseo de poseer a otros viven con una libertad poco común para nuestra generación. Es así como se relacionan con diferentes personas, se dedican a conocerlas bien y se abren de forma honesta a las posibilidades que esa relación, de amistad o amorosa, pueda traerles a su vida.

En segundo lugar, es imposible para ellos sentir cualquier tipo de conexión real con alguien a menos que hayan logrado conectarse en un nivel sentimental o mental. Cuando dicen que la inteligencia es sexy o que una personalidad agradable puede mover montañas, la verdad es que tienen razón.

No es que sientan que no pueden tener relaciones casuales, es simplemente que si no hay un deseo de otro tipo previamente, entonces no lograrán sentir deseo sexual por la persona que tienen al lado. Para ellos se trata de hacer el amor y no de acostarse con alguien por quien no sienten ni siquiera simpatía.

Tampoco juzgan a quienes lo viven de forma más libre, es sólo que es simplemente imposible para ellos sentir deseos de irse a al cama con alguien si antes no sienten algo lo suficientemente íntimo y profundo. Los demisexuales valoran cada conexión que hacen con otro ser humano y es por eso que no importa lo pequeña que sea, ellos siempre se darán el tiempo de hablarse y escucharse mucho antes de tocarse. Es bastante llamativo vivir la vida de esta forma, especialmente porque nuestra generación parece ir exactamente al revés, pero claramente esto significa un balance y un punto medio entre diferentes formas de vivir la vida y el amor.

¿Conoces a alguien así? ¿Te identificas con esta forma de sentir atracción sexual y romántica? ¡Cuéntanos!

Puede interesarte