Por Felipe Hernández
18 mayo, 2016

No vale la pena vivir esperando.

Siempre me ha parecido increíble la capacidad que tenemos las personas para recibir con los brazos abiertos a quien nos ha abandonado cuando más necesitamos tener a alguien a nuestro lado. Especialmente ese alguien. Y mucho más me impresiona todo el tiempo que estamos dispuestos a perder esperando que este personaje vuelva a nuestra vidas, se aburra de ser un desastre y regrese a lo que nunca debió dejar de lado.

Pero ¿qué es mejor? ¿La persona que vuelve o la que nunca abandona?

Personalmente, creo que nadie se merece una persona dispuesta a marcharse cuando más la necesitas, te mereces la persona que se queda a tu lado en los momentos más difíciles. Esa que incluso cuando estás dudando de si es la indicada para acompañarte en la vida, se queda para probarte que es exactamente lo que necesitas.

Si me preguntas, te diría que cualquier persona se merece alguien que no te abandone por mucha atención que los demás le presten, alguien que no escape de las partes más oscuras de tu pasado, ni de tus secretos más vergonzosos, sino que los atesore como una de las partes más hermosas de tu vida y te ayude a comprenderlos como tal.

Te mereces a alguien que sepa apreciar el amor que quieres entregarle, no alguien que escape al saberlo.

Una persona que no es capaz de entender la forma en la que amas o en la que expresas tus sentimientos no es alguien que se va a quedar a tu lado, por eso no es alguien que merezca tu tiempo. Lo que necesitas en tu vida es una persona que no esté esperando tener más dinero o un mejor trabajo para largarse con alguien más, sino que quiera crecer junto a ti y explorar el mundo a tu lado.

Realmente creo que todos merecemos una persona que se quede con nosotros cuando las cosas se pongan aburridas, que en vez de salir a buscar la diversión a otros lugares, sea capaz de hacer todo emocionante de nuevo. Porque escapar es fácil, es la opción más rápida y que menos compromiso requiere.

Probablemente tengas una persona que aún estás esperando que vuelva, porque como te decía, es algo natural… Y el día que regrese lo más seguro es que decidas dejar que vuelva a ser parte de tu vida. Sin embargo, ese no es el tipo de persona que necesitas en tu vida, no es el tipo de persona que te mereces. Porque necesitas a alguien que te haga sentir que tu tiempo vale oro, que cada segundo a tu lado es invaluable, no que puede dejarte esperando por su regreso.

Nos merecemos una persona que nos recuerde que siempre ha estado con nosotros, no alguien que se fue y luego volvió.

Puede interesarte