Por Hisashi Tanida
11 agosto, 2017

No solo es deportista, sino campeona en su disciplina 💪🏽

La escuela puede ser un lugar maravilloso para muchos, pero para Emily Brace fue un problema serio. Años de bullying la llevaron a refugiarse en la comida, y cuando estudiaba en la universidad ya era talla 48. Sin embargo, cuando comenzó a remar, solo se demoró dos años en convertirse en medallista de oro en su circuito.

WALES NEWS SERVICE

“Comencé este proceso cuando me pregunté cómo podría promover un mensaje sobre la salud pública si yo misma estaba llevando un estilo de vida poco saludable

-Emily Brace a Wales Online

WALES NEWS SERVICE

Emily comenzó en el 2004 un programa llamado Slimming World para bajar de peso, y desde entonces toda su vida cambió. Comenzó a remar luego de entusiasmarse al ver un evento de remo local en Cardiff, y desde entonces comenzó a entrenar en el Rio Taff para alcanzar el estándar necesario para competir. 

WALES NEWS SERVICE

En julio hizo las pruebas para entrar al equipo de Gales y fue elegida para las primeras regatas. Fue con la selección de su país con la que compitió en la Home International Regatta en Glassgow, en la cual ganaron el oro y cuatro puntos para el ranking internacional.

WALES NEWS SERVICE

El cambio de Emily no solo tuvo que ver con el deporte, sino también con su alimentación. Al convertirse en una deportista de alto rendimiento, su dieta también cambió. 

“Si alguien me hubiera conocido en mis años de adolescente, sabría que estaba muy por sobre mi peso y años luz de mi actual figura. Creo que el punto más importante de mi historia es que nunca es tarde para empezar nada“.

-Emily Brace a Wales Online

Una historia de superación.

Te puede interesar