Por Daniela Morano
2 mayo, 2019

En los ’80, cuando quisieron casarse, debieron demostrarle al estado que podían consumar su matrimonio. Aunque la lucha fue difícil, el amor que sentían era más grande.

Paul Scharoun-DeForge y Kris se casaron hacer 25 años. Ambos padecían Síndrome de Down y durante todos estos años lucharon hasta más no poder por sus derechos, convirtiéndose así en la pareja con esta condición que más años ha estado junta. Hasta ahora. Hace unos días, Paul falleció a la edad de 56 años, dejando viuda a Kris de 59.

La pareja de Liverpool, un estado en Nueva York, nacieron con Síndrome de Down pero jamás fueron tratados en  instituciones especializadas pues sus familias ignoraron las recomendaciones de los médicos.

Kris Scharoun-DeForge

Los dos se conocieron en una baile para personas con discapacidad en los ’80 y tras varios años de relación, Kris le pidió matrimonio en 1988. «Me hacía reír. Lo miraba a los ojos y veía mi futuro, y por eso le pedí casarse conmigo… Y dijo que sí», recuerda Kris a The Washington Post.

Sin embargo tardaron cinco años en tener los permisos del estado de Nueva York para casarse. Los obligaron a tomar pruebas sobre sus conocimientos de sexualidad, sentimientos y así probar que podían consentir casarse.

Kris Scharoun-DeForge
Kris Scharoun-DeForge

Una vez que por fin pudieron casarse, la pareja unió sus apellidos. «La combinación de los dos nombres era perfecta. Nuestra familia estaba muy feliz de tener a Paul con nosotros, y viceversa», comentó Susan, hermana mayor de Kris.

El año pasado en agosto renovaron sus votos matrimoniales luego de que Kris fuese hospitalizada por neumonía. «Son un ejemplo a seguir para todo quien quiera una relación estable. Eran un equipo: siempre se cuidaban».

Kris Scharoun-DeForge
Kris Scharoun-DeForge

La pareja vivía en una departamento financiado por un proyecto desarrollado para ayudar a personas con su condición.

Kris Scharoun-DeForge

Lamentablemente Paul comenzó a desarrollar síntomas de Alzheimer el año pasado y eventualmente debió mantener internado aunque los domingos comían juntos.

Puede interesarte