Por Macarena Salvat
20 abril, 2016

Cuando una mujer decide engañarte, preocúpate, porque ya habrás perdido su amor.

Dicen que cuando una mujer te engaña ya no hay vuelta atrás. Que ya no siente nada por ti y que está intentando demostrarte que la relación ya se acabó y que la llama del amor se apagó. Dicen que no suelen ser infieles por naturaleza, aunque también acusan que son tan infieles como los hombres, pero que tienen razones más poderosas para involucrarse con alguien más.

Ya sea por despecho, diversión o venganza, dicen que las mujeres no sienten el deseo de engañar por nada, pues siempre existe un porqué. Y, cualquiera sea el motivo, siempre te dejará boquiabierto.

1. No están conformes con lo que la otra persona entrega

La mayoría de las veces las mujeres que se sienten poco satisfechas con lo que su pareja les entrega tienden a ser infieles, sobre todo si esperan estabilidad económica o que esta persona cumpla con todo lo que necesitan. Es un acto más bien frívolo, pero no por eso deja de ser real.


2. Ya no sienten amor hacia su pareja

Ya no están enamoradas, no sienten deseo y ni siquiera se sienten cómodas estando cerca de su pareja, por lo que tienden a evitar los momentos juntos y comienzan a buscar a alguien más con quien pasar el tiempo libre. De hecho, hasta sienten se sienten un poco asqueadas al estar con la persona que ya no aman.


3. No les gusta el compromiso

Quieren explorar y disfrutar de diferentes realidades. No quieren atarse a nadie, porque creen que deben conocer primero antes de establecerse (si es que algún día van a querer hacerlo).


4. No están conformes ni felices con su relación

Esta es la razón más poderosa. No sienten deseo sexual y creen que la persona que está a su lado no es capaz de entregarles lo que ellas necesitan, incluso afecto. Se sienten aburridas y comienzan a sentir más confianza e interés en otras personas, dejando de lado a su pareja frecuentemente. Prefieren pasar tiempo con alguien más, porque estar con la pareja es demasiado aburrido y ni siquiera sienten el deseo de estar junto a esa persona. Ya ni siquiera lo toman en cuenta ni lo extrañan.


5. Están intentando vengarse

Una mujer puede vengarse por despecho o simplemente para dar una lección. Si su pareja le fue infiel, es probable que le pague con la misma moneda. O, incluso, si cometió un grave error. Aunque, si engañan por venganza, siempre se encargarán de hacértelo saber.


6. Son adictas

A veces las mujeres se convierten en adictas para llamar la atención. A veces buscan el placer sexual o el interés romántico para satisfacer alguna falta. A veces se vuelven adictas a la atención y al sexo sólo para sentirse importantes y deseadas. Aunque, cuando logran encontrar la plenitud, las cosas se calman.


7. Están aburridas de su pareja

Es tanto el aburrimiento que sienten que ya ni siquiera tienen deseos de pasar tiempo al lado de su pareja. Empiezan a evitar cada momento juntos, se llenan de excusas y hasta se vuelven demasiado frías sin razón alguna. Ya ni siquiera quieren compartir nada con la pareja, ni la cama. No dicen palabras románticas ni tampoco están preocupadas de demostrar un poco de afecto, pues todo les causa repulsión. Están aburridas de la pareja y de la relación y, por lo mismo, tratan de buscar la diversión en otro lugar… en otros brazos.

Puede interesarte