Por Laura Silva
11 septiembre, 2015

Hay días en que tu recuerdo sigue fuerte. Solo quiero decirte, buena suerte.

Hace unos días fue tu cumpleaños. Me sabía la fecha de memoria, quizás solo porque soy muy buena para recordar. Estuve conectada gran parte del día, y tomando mi celular de vez en cuando para ver si juntaba la valentía necesaria, para hacer ese llamado que tanto quería realizar. Solo poder saludarte, felicitarte en ese día especial para ti, en donde todos te celebran, en el que alguna vez te estuve sorprendiendo yo.

Captura de pantalla 2015-09-09 a las 12.45.30

sweetcoupleseverywhere.

Pero esta vez no fue así. Este año era distinto. Ya no estuve junto a ti a medianoche para darte el primer beso y abrazo. O para realizar la primera llamada. Ni estuve junto a tus amigos y familia, ni saldremos en la noche a celebrar. Ni siquiera pude juntar la valentía para presionar tu número en el teléfono. Al final solo seguí mirándolo, eternamente, hasta que cuando ya era demasiado tarde, lo dejé ir.

Porque debo dejarte ir también a ti.

Captura de pantalla 2015-09-09 a las 12.45.38

sweetcoupleseverywhere.

Nuestra historia ya terminó. Fue muy bonita mientras duró, pero ambos decidimos que ya era tiempo de decir «no más». No te culpo, y espero que tú tampoco me guardes ningún rencor a mí. Ya todo estaba muy gastado, y necesitábamos un tiempo para respirar. Pero lo correcto era terminar, no dejar dudas entre medio que nos alteraran los nervios. Aún así, siempre te recuerdo.

No sé si aún sigo enamorada de ti, quizás sí. Aún hay mucho de amor en mi corazón, pues no fue hace mucho que separamos nuestros caminos. Y es por eso que aún recuerdo los paseos de día sábado, las películas con familia de por medio, los pequeños rituales diarios que teníamos. Extraño saludarte en tu cumpleaños, y te extraño a ti.

Captura de pantalla 2015-09-09 a las 12.45.20

sweetcoupleseverywhere.

No me pregunto si quiero volver contigo. Definitivamente no quiero atormentarte ni que pienses que con este mensaje, estoy pidiendo algo de ti. No es así. Pero no me atreví a llamarte, y tenía que decirte de alguna manera que te extraño porque eres una persona excepcional. Porque con tu sonrisa iluminaste muchos de mis días, y sin eso no hubiese aprendido tanto como lo hice junto a ti.

Cada pequeño ritual que teníamos se irá perdiendo y dolerá darse cuenta. Pero es mejor atesorar esos bellos recuerdos, limpiar el rencor del corazón y solo decirte, que te deseo siempre lo mejor.

Puede interesarte