Por Jessica Balseca
19 mayo, 2016

Como si fuera la primera vez.

Siempre la primera etapa de una relación es la mejor. Todo fluye a la perfección, no hay defectos ni nada que nos pueda incomodar del otro. Sólo queremos besarnos, tomarnos la mano, caminar, hablar, estar juntos siempre.

Y claro todo se va transformando a medida que pasan los meses y cada vez recuerdas más esos momentos en los que eran inseparables. Te preguntas todo el tiempo ¿por qué se pierde esa magia del inicio?, ¿por qué cambiamos tanto?.

Yo quiero que todos nuestros días sean como el primero.

Quiero sentirte exactamente como la primera vez que te vi y supe que eras el amor de mi vida. Quiero tocarte y que me toques como la primera vez que lo hicimos.

Que nuestros besos nos hagan sentir tantas mariposas en la panza ,como la primera vez que nos besamos en tu auto.

Quiero aún sentir que no me quiero ir, que estar contigo es lo mejor de mi día. No quiero perder un minuto sin ti y correr a casa para estar a tu lado.

Aún quiero que tu risa haga que no pueda controlar la mía y que decidamos reírnos como sí no hubiera nadie más en el mundo.

Aún quiero que seas lo primero que pienso antes de levantarme y antes de ir a dormir. Sólo que ahora tengo la suerte de tenerte a mi lado.

Aún quiero sentarme a soñar contigo y con nuestra vida. Pensar en todo lo que seremos capaces de hacer si estamos juntos.

Quiero que el sentimiento de empezar nos dure hasta el final.

Quiero hacer que sientas que cada día conmigo es el primero y que no habrá un final.

Puede interesarte