Por Daniela Morano
29 agosto, 2017

¿Ves el anillo? Todo es por algo, dicen.

Cuando una relación ya no da más, es de esperarse que cosas como estas sucedan. Y es probable que sea en estos momentos, cuando notamos que la visión que tenemos del otro es totalmente subjetiva, pues lo que otros ven puede llegar a ser muy distinto de lo que tú ves. En el caso de esta pareja, lo que él veía era muy distinto a lo que su esposa veía y resulta incluso divertido. La carta enviada por este hombre ahora se ha hecho viral y sí, es bastante divertida.

«Querida esposa: Te escribo esta carta para decirte que terminamos. He sido un buen hombre durante 7 años y no he ganado nada. Las últimas 2 semanas han sido un infierno. Tu jefe me llamó para decirme que renunciaste hoy y esa es la gota que rebalsó el vaso para mí.

La semana pasada, llegaste a casa y ni siquiera notaste que me había cortado el cabello, había cocinado tu comida preferida y tenía un nuevo par de calzoncillos de seda. Comiste en 2 minutos y te fuiste a ver tus series.

Ya no me dices que me amas, no tenemos sexo ni nada que nos conecta como esposo y esposa. O estas engañándome o ya no me amas. ¡Como sea! El caso es que, me voy.

Tu EX-esposo.

P.D: No intentes buscarme. Tu HERMANA y yo nos vamos al oeste de Virginia juntos. ¡Que tengas una gran vida!»

 

Pobre hombre. Sin embargo, cuando leímos la carta en respuesta de su esposa, no lo podíamos creer.

«Querido Ex-esposo:

Nada me hace más feliz que haber recibido tu carta. Es cierto que hemos estado casados durante 7 años, aunque estas lejos de haber sido un buen hombre.

Veo mis series porque es lo único que consigue ahogar tus quejas de fondo. Es una pena que igual eso no funcione.

Y SÍ noté que te cortaste el cabello pero te veías pésimo. Como mi mamá me ensañó que si no tienes nada amable que decir, quédate callada, eso hice.

Y cuando cocinaste mi comida preferida, me debes haber confundido con MI HERMANA, porque yo dejé de comer cerdo hace 7 años. Y en cuanto a tus calzoncillos: me alejé porque la etiqueta de $49.99 aún estaba en ellos. Y espero que haya sido una coincidencia que mi hermana me haya pedido prestados $50 dólares esa mañana.

Por último: renuncié a mi trabajo porque me gané $10 millones en la lotería. Y compré pasajes a Jamaica para ambos, pero cuando llegué no estabas. Todo sucede por algo, supongo.

Espero que tengas la vida que siempre quisiste. Mi abogado dijo que gracias a tu carta no te tendré que dar ni un sólo peso. Cuídate.

Tu Ex-esposa, ¡rica y libre!»

Bueno, ¡probablemente ambos son muy felices ahora!

¿Qué piensas de esta historia?

Puede interesarte