Por Diego Cid
11 enero, 2017

Aunque podría tener algunas consecuencias…

A muchos les ha pasado alguna vez: conocen a alguien interesante, pueden hacerse amigos o quizás algo más. Intercambian números teléfonicos y luego mensajes, quizás hasta se agreguen como amigos en Facebook. Sin embargo, en algún momento, la otra persona deja de responder y simplemente desaparece. Le llaman Ghosting: Una tendencia permitida por las nuevas tecnologías.

El término Ghosting sería algo así como «hacerse un fantasma».

Surge por la facilidad que dan las redes sociales y servicios de mensajería para poder cortar relaciones con una persona sin tener que afrentar la situación en persona.

«Sigue pretendiendo».

Hay muchas formas de que esto te suceda, como que te bloqueen en WhatsApp.

La forma más común es cuando esa persona simplemente deja de contestar tus mensajes en aplicaciones que le permiten hacerlo sin tener que dar una explicación.

Según la revista Fortune, un 80% de los jóvenes norteamericanos ha sido bloqueado en redes sociales directamente sin explicarles el porqué. Bloquear de Facebook al terminar una relación, no responder Whatsapp, dejar de seguir en Instagram, etc. Son muchas las formas en que podemos «desaparecer» rápidamente.

«¡Ups! Buzón de voz».

«Es algo propio del mundo online. Cuando te envío un mensaje sabes que no responder es una posibilidad, muy distinto a hacerlo cara a cara. Se ha vuelto costumbre ignorar a la gente sin responderles. Los adolescentes se están acostumbrando a que no les respondan también, teniendo serias consecuencias al normalizarlo y repetir esa misma acción, mostrando un descenso de empatía»

Sherry Turkle, Instituto Tecnológico de Massachussets.

«Esta conducta no es nueva, no es más que el típico ‘irse por tabaco’, pero sólo cambió la forma a digital. Está también impulsado por el desarrollo económico y el sistema social. Con la precariedad laboral y el mayor cambio de residencia se degradan los vínculos entre personas y las relaciones se hacen más fluidas. Las redes sociales causan un paradigma porque lo profundizan, aunque no es cierto que lo provoquen. Debido a las redes sociales estamos muy conectados, pero sin establecer vínculos sólidos ni comunidad».

Javier de Rivera, sociólogo.

Independientemente de cuáles sean los motivos, es una tendencia que siga el alza.

Muchos los hemos hechos para tomar distancia de ciertos círculos sociales que puede no otorguen beneficios o no sean sanos. De la misma forma, no siempre sucede cortando contacto por completo con las personas, sino que sólo no queremos tener que conversar con ellos durante ese día (o semana), a pesar de que incluso sean nuestras amistades, lo que demuestra qué tan arraigada está la conducta.

¿Has actuado de esta forma alguna vez?

Puede interesarte