Por Teresa Donoso
12 noviembre, 2015

Si ‘nunca me ayudas’ o ‘estás siendo ridículo’ están en tu repertorio, quizás sea hora de reconsiderar las cosas

Estar en pareja siempre requerirá una comunicación y negociación constante y creo que no siempre nos damos cuenta de ello. Muchas veces pensamos que si estamos con la persona correcta entonces no necesitaremos preguntar demasiado o decir lo que nos gusta porque ellos simplemente sabrán cómo hacerlo. La verdad es que no podríamos estar más equivocados y creo que es esta idea errónea lo que hace que cada año tantas relaciones y matrimonios fracasen. La mejor herramienta que podemos utilizar es la comunicación y aunque aprender a comunicarnos no siempre es sencillo, realmente vale la pena. Estas son algunas de las cosas que deberías evitar decirle a tu pareja, y si tu pareja te las dice a ti, es hora de sentarse a conversar al respecto.

1. “Estás siendo ridículo”

5341
Unsplash

Decirle a tu pareja que sus sentimientos o pensamientos son ridículos es muy perjudicial, porque crea una separación inmediata y evidente entre los dos. Esto no sólo hace que la intimidad emocional y física desaparezcan completamente, sino que además genera una falta de confianza que lentamente va acabando con la relación. Una pareja que tiene una relación saludable intenta siempre comprenderse, y como último recurso, siempre pregunta en vez de juzgar.


2. “Si no fueras así no tendría que enojarme”

Esta frase es increíblemente peligrosa porque condiciona el comportamiento de una de las partes. Enojarse es una cosa, todos podemos sentir molestia, sin embargo eso no nos da derecho a ponernos violentos o a condicionar las reacciones de otra persona. En vez de acusar a tu pareja de algo, prefiere comentarles la forma en la que te sientes y trabajar desde ahí.


3. “¿Por qué no puedes ser más parecido a _______”

5344
@k1m_msv

Simplemene no. Comparar a tu pareja con otra persona es la forma más rápida y destructiva de acabar con tu relación. Estamos con la persona que estamos porque ellos son ellos y si quisiéramos estar con alguien más, ¿entonces por qué seguimos al lado de esta persona? En vez de comparar intenta apreciar las cosas positivas que tienen y hablarles de forma honesta y cuidadosa sobre las cosas que no te parecen bien.


4. Silencio absoluto

No comunicarse es uno de los ingredientes perfectos para terminar la relación o acabar en un divorcio, si es que estás casada. Nunca dejes de hablar con tu pareja, especialmente si hay algo que te molesta porque el silencio no resolverá nada.


5. “Ya verás como me reiré cuando _______”

5340
Unsplash

No hay nada peor que admitir que te burlarás de tu pareja cuando algo, especialmente algo malo, les suceda. No es aceptable decirlo y no es aceptable escucharlo. Por lo que en vez de decir esto, pregúntate qué te sucede que quieres herir a la persona que se supone deberías querer proteger de todo.


6. “No tengo razones para contarte lo que hice hoy”

Querer saber lo que tu pareja hizo durante su día no es signo de que estás controlando, sino de que sientes un interés genuino. Si bien existen límites para todos, tener secretos o negarse a hablar sobre lo que cada uno hace es algo muy negativo. Lo ideal sería llegar a puntos medios donde cada uno se sienta cómodo hablando y preguntando sobre la rutina de su pareja.


7. “Nunca me ayudas”

5342
@emeliinee

Si bien puede que sea verdad, utilizar palabras como ‘nunca’ o ‘siempre’ sólo agrava la falta, haciendo que el otro responda de manera defensiva. En vez de generar un espacio propicio para resolver el conflicto, lo único que se hace es aumentar la separación y el estrés generado por dicha situación. Lo mejor sería exponer como te sientes y luego, pedir que entre ambos busquen una solución.

¿Agregarías algo más? ¡Cuéntanos!

Puede interesarte