Por Daniela Morano
11 septiembre, 2018

“Culpable de estar locamente enamorado”, dice él, mientras todos en la corte miran expectantes.

Las personas tienden a ponerse muy creativas cuando deben proponer matrimonio. No basta con la típica escena de película donde el hombre esconde un anillo en la comida o se pone de rodillas bajo la lluvia profesando su amor. Porque no sólo no es realista sino que además hay que adaptarse tanto a los tiempos como a la vida de cada persona.

Una persona como Tiffany Allison, quien trabaja como funcionario para la justicia cediendo libertad condicional a presos, se llevaría una sorpresa mucho más grande si la propuesta ocurre ahí mismo, un lugar donde nunca nadie estaría pensando en bodas sino más bien en si lograrán conseguir trabajo una vez fuera.

T&T Creative

Por eso cuando su novio, Brett Stidham, llegó a la corte vestido de preso y asumiendo su culpabilidad, Tiffany quedó totalmente confundida.

Sentada en la Corte Municipal de Hernando en Mississippi, Tiffany ve a Brett entrar al frente en esposas y traje amarillo. Comienza a mirar desesperada para todos lados en busca de una respuesta pero nadie dice nada.

T&T Creative
T&T Creative

Brett se hace llamar “culpable”, confundiendo aún más a su novia. “Culpable de estar locamente enamorado de la mujer de mis sueños. Es mi mejor amiga, siempre estaré enamorado de ella”, proclama él frente a todos los presentes.

Este se arrodilla y le pide a Tiffany que se acerque, diciéndole “estoy listo para mi sentencia de por vida, bebé”. Ella acepta.

T&T Creative
T&T Creative

Brett le dijo a Daily Mail que “supe desde el primer momento que pasaríamos el resto de nuestras vidas juntos. No mucho tiempo después de que nos conocimos empecé a pensar seriamente en cómo pedirle matrimonio. Esta fue mi primera idea pero sabía que logísticamente sería una pesadilla. No le dije nada a nadie hasta este año, cuando cumplimos 2 años juntos”

Tiffany Allison

Como Tiffany es buena amiga de su supervisora, esta ayudó a Brett a llevar a cabo su plan.

“Intenté no hacer contacto visual para que ella creyera que realmente me sentía avergonzado. Cuando el juez la llamó, empezó a hiperventilarse y pensé que se desmayaría. Pensé en correr hacia ella y decirle que era una broma”.

Pero Brett no quería abandonar su brillante idea, y menos mal no lo hizo, pues Tiffany quedó realmente feliz con la propuesta.

Puede interesarte