Por Catalina Yob
17 mayo, 2017

Decenas de usuarios han salido en su defensa porque ellos lo llaman “una actitud recurrente en las mujeres”.

Decidió prestar atención a los consejos de sus amigos y salió en una cita a ciegas. Luego de conversar por unos días, acordaron en que irían al cine a ver una de las películas que arrasaba en la taquilla en Texas. Ella se veía hermosa y a juzgar por la química que surgió entre ellos, todo apuntaba a que sería una cita memorable.

Brandon Vezmar de 37 años apostaba a que la chica de 35 sería su próxima novia, hasta que comenzó la película. En el preciso instante en que comenzó la música, la chica, de identidad desconocida, tomó su celular y escuchó los mensajes de voz que le habían enviado a su celular. Además de provocar ruido, incomodó profundamente a su compañero, quien sólo trataba de ver una buena película junto a la chica que le gustaba.

Posted by Brandon Vezmar on Monday, March 14, 2016

Al darse cuenta que la mujer no cesaba en su maleducado comportamiento, le advirtió que si seguía haciéndolo, corría el riesgo de ser expulsada de la sala del cine, ya que en una cita anterior, la mujer había incurrido en las mismas prácticas durante la película. 

-“Oye, esos sonidos me están volviendo loco, ¿puedes detenerte?”.

-“No puedo no contestarle a mi amigo”.

-“Pero quizás es mejor que le respondas afuera, en el lobby, porque he visto a personas siendo expulsadas por provocar tanto ruido en la sala”.

Posted by Brandon Vezmar on Friday, January 13, 2017

Hoy y luego de que la chica no detuvo su comportamiento, Brandon Vezmar está demandando a la mujer por la suma de 18 dólares, la cual representa el dinero que gastó en el cine, por comportarse como una amenaza para la sociedad civilizada. El sujeto ha declarado que más que recuperar el dinero, quiere demostrar que este tipo de comportamiento atenta significativamente contra una sociedad civilizada. 

Ante la interposición de la demanda, la chica manifestó sentirse completamente confundida y amenazada por el hombre, a quien le ha prohibido acercársele. En cuanto a la acusación, aseguró que no pudo dejar de lado su teléfono ya que una de sus amigas había roto con su novio, por lo que necesitaba de su ayuda en aquel momento.

“Esto es una locura, no soy una mala mujer, sólo fui a una cita con un desconocido”.

¿Has vivido alguna situación similar?

Te puede interesar