Por Ghalia Naim
28 junio, 2017

¡Cuidado con el número 5!

A la mayoría de las personas les gusta hacer combinaciones extrañas de sabores y texturas en la comida, por ejemplo, papas fritas con helado, leche y pizza, dulces con sodas, y es que cada uno tiene un paladar diferente al de otro. Claro, así lo disfrutes mucho terminas corriendo a casa con las esperanzas de no pasar la “vergüenza olorosa” o, en otros casos, rezando por ir al baño algún día.

Si estás a punto de comer una de esas combinaciones que te gustan, toma en cuenta estos datos y luego reformula la situación:

1. Azúcar y almidones = fermentación

El almidón tarda en diferirse y bloquea el proceso del azúcar hasta que esté listo. Mientras tanto,  el azúcar se fermenta en el estómago.

Combinación: papas con salsa de tomate.


2. Proteínas y más proteínas = dormir por siempre

Las proteínas tardan demasiado en digerirse, y si son dobles peor. Si llegas a comer de este modo, bebe algún digestivo o diurético para que te ayude al tránsito lento porque vas a quedar exhausto de tanto digerir.

Combinación: asado mixto.


3. Azúcar más grasa = toxinas

El azúcar es fácil de digerir, pero la grasa…no. Lo que va a suceder es que tu cuerpo se encargará de la grasa primero y después de mucho rato comenzará con el azúcar provocando acumulación de toxinas.

Combinación: pasteles, todo tipo de deliciosos pasteles.


4. Frutas y cualquier otra cosa

Las frutas son excelentes para nuestra digestión, pero combinadas con la mayoría de los alimentos pueden causar hinchazón e indigestión. Lo peor sería combinar frutas con más azúcar.

Combinación: tarta de frutas, leche con plátano.


5. Proteínas y carbos = adiós al baño

Esto es grave. Si bien ambos alimentos aportan energía, el estómago necesita algo más para poder mover toda esa carga por el intestino. El pobre sufre y no logra expulsar jamás los residuos.

Combinación: pollo y panqueques.


6. Proteínas y almidones = adiós al baño 2.0

Es muy pesado mezclar almidones con proteínas, mientras que los primeros se fermentan en el estómago, las segundas comienzan a degradarse. Dale un respiro al intestino y come algo de ensalada.

Combinación: carne de vaca con papas fritas.


7. Leche con lo que sea = inflamación

Los lácteos son alimentos que tienden a hinchar el estómago, por eso, si vas a comer algo que sea luego de un rato después de haber bebido leche.


8. Dulce más salado : náuseas

Sé que las náuseas no son razón para dejar de mezclar algo salado como el maní con una soda dulce, pero si tienes el estómago delicado mejor no lo hagas.

Lo que sucede es que el organismo se confunde y ante el exceso de sal, buscas algo dulce y viceversa como si fuera un circulo vicioso.


9. Alcohol y pizza = gastritis toda el día

Que me perdone el estómago, pero amo esta falta combinación. No solo la harina de trigo están llenas de azúcares y almidón, también tiene gluten – y la cerveza también -.

Lo que va a suceder es que el alcohol al contacto con la acidez del tomate producirá gastritis, y el gluten hinchazón.


10. Agua, alimentos, agua, y más agua = digestión a paso de tortuga

El agua confunde al estómago si la combinas con alimentos, la digestión será muy lenta y la sensación de saciedad será muy desagradable porque no estás “lleno”, estás ahogado en agua.

¿Reconoces alguna mezcla?