Por Ghalia Naim
4 septiembre, 2017

¿Vas a comerte eso? Pésima idea…

La mayoría de las veces comemos en base a lo que nos gusta sin medir las consecuencias o muchas veces solo por ignorancia. Lo cierto, es que aunque nos deleitemos con mezclas fascinantes para el paladar, algunas de ellas son terriblemente dañinas para nuestro organismo y a continuación te mostramos cuáles son las que debes evitar y cómo contrarrestar sus efectos.

¡Aquí van 10!

1. Pan con mermelada

La harina de trigo refinada que compone el pan, junto con la alta dosis de azúcar que tiene la mermelada constituyen una bomba de carbohidratos que aumentan considerablemente la glucosa. Al consumir esta mezcla te sentirás lleno de energía por un rato y luego sumamente cansado, y hasta de mal humor.

Entonces, ¿cuál es la recomendación?

Siempre que puedas, sustituye el pan blanco con uno integral de preferencia sin levadura y usa miel para endulzar la mermelada sin azúcar. Tu organismo agradecerá el bajo consumo en azúcar refinada.

iStock

2. Huevos y tocino

Este espectacular combo que amamos es altísimo en proteínas, pero no es el mejor para todas las personas. Según los expertos, corresponden a una bomba calórica que solo es prudente si durante el día harás mucha actividad física, ¿por qué? Pues para lograr digerir esta combinación el organismo necesita trabajar bastante gastando energía en ello, entonces si no lo ayudas lo único que lograrás es sentirte cansado luego de unas horas.

El dato:

Si no tendrás un día movido, sustituye el tocino con tomate, el licopeno en él tiene efectos positivos en el cuerpo si se combina con la vitamina E de la yema del huevo. Entre estos dos alimentos obtendrás suficiente energía para tu mañana.

fondox

3. Leche y cacao

Juntos son un gran aporte, pero al mismo tiempo obstruyen sus mismas cualidades. El cacao bloquea la absorción del calcio y aumentando las posibilidades de formación de cristales de oxalato (los famosos cálculos renales). Si tienes problemas de riñones o familia que los tenga, mejor evita esta mezcla. Sino, un par de veces a la semana es más que suficiente.

¿Qué hacer si amas el chocolate caliente?

Usa leche descremada o sin lactosa. Prefiere el cacao amargo y endúlzalo con stevia natural (no procesada).

iStock

4. Pizza y bebidas azucaras… Especialmente sodas

A todos nos encanta esta combinación, pero siempre que podamos evitarla, mejor. Los carbohidratos mezclados con azúcares y soda resultan muy difíciles de digerir y afectan notablemente los procesos estomacales. De ahí que la mayoría terminemos hinchados, con sueño y demasiada sed luego de comer esto.

¿La sugerencia?

Nadie dice que jamás vuelvas a tu restaurante de pizza favorito, pero intenta hacerlo ocasionalmente para evitar que tu organismo tenga que digerir toda esa masa. Por otro lado, luego de la deliciosa pizza, consume una soda al menos media hora después, de ese modo no te hincharás y serás feliz.

iStock

5. Frutas y azucar

Sé que las fresas con chocolate son exquisitas y que la piña con leche condensada es mejor aún, pero el exceso de azúcar podría causarte indigestión. Las frutas tienen su propia carga vitamínica y de azúcares naturales que aportan los mejores beneficios para la salud, pero agregando azúcar refinada pierden efectividad. Al final, te llenarás de azúcar que se convertirá en grasa…

¿Sugerencia?

Trata de preferir las frutas por sí solas y durante la mañana. Si necesitas más dulzor, usa stevia natural o miel. Y bueno, si en realidad deseas mezclar con algo dulce, trata de hacerlo SOLO en ocasiones especiales.

Shutterstock

6. Carnes y más carnes

Los carnívoros de corazón se sentirán mal con esta información, pero descuiden, siempre hay trucos efectivos. Sucede que las proteínas en exceso como un asado mixto, por ejemplo, tardan horas en digerirse dejando el organismo exhausto… Por eso la sed insaciable después de una parrilla.

¿Qué se hace en este caso?

Lo primero es evitar consumir demasiada carne de cualquier tipo todos los días, a menos que estés siguiendo una dieta con alimentos y ejercicios puntuales. Pero si no es el caso, la mejor opción es consumir un delicioso té de hierbabuena, orégano o bajativo. El té de cáscara de piña es diurético y perfecto para la digestión y eliminar grasas.

Shutterstock

7. Cereal y cítricos

Puede sonar un poco contradictorio en vista de que está combinación pertenece a unos de los desayunos por excelencia, sin embargo, el resultado positivo de estos alimentos está sujetos al tiempo. Resulta que los ácidos de los cítricos reducen el trabajo digestivo del organismo frente a los carbohidratos, de modo que estos no cumplen correctamente su función nutritiva y además provocan acidez estomacal en algunos casos.

¿Qué hacer?

Ambos alimentos son nutritivos y eficaces sobre todo si se consumen en la mañana, pero lo ideal en comerlos en diferentes horarios. Como recomendación, primero el cereal como acostumbras y una hora más tarde un delicioso jugo de naranja o trozos de kiwi.

123rf

8. Pasta, queso y tomates

Seguro los amantes de la cocina italiana pensarán que esto es una locura, pero es bastante cierto: no es tan bueno. El organismo sufre digiriendo la pasta y los ácidos del tomate dificultan aún más este proceso y agregas las proteínas del queso… solo imagínate.

¿Recomendación?

  1. Elige una ensalada antes de la pasta.
  2. Cocina la salsa con verduras, la albahaca es una excelente opción pues evita la inflamación del intestino.
  3. Agrega más salsa que pasta a tu plato.
  4. Un té de orégano al final de la comida te vendrá perfecto.
iStock

9. Ensalada con vinagre y limón

No hay nada más exquisito que una buena mezcla de verduras con limón o vinagre, sin embargo, estos ácidos privan algunas de sus cualidades nutritivas.

¿La sugerencia?

  1. No combines limón y vinagre, usa solo uno.
  2. Un toque de aceite de oliva proporcionará un toque de grasa saludable.
  3. Si no quieres usar aceite, intenta con aguacate, aceitunas o frutos secos.
iStock

10. Dulce y salado

Por algo el postre se pide al menos 10 minutos después de la comida fuerte, ¿cierto? El organismo tiene una especie de cortocircuito cada vez que se consume esta mezcla. Maní salado con una soda azucarada hará que tu estómago se esfuerce en exceso para digerir y probablemente termines con dolor, ardor o hasta indigestión.

¿Lo mejor?

Fácil, evita mezclar y si lo quieres hacer, al menos espera una hora entre comida. En caso de que sea el postre, un bajativo antes resulta efectivo.

elraptorblog

¡A cuidar ese estómago!