Por Gabriela Medina
5 julio, 2017

Tus mañanas ahora tendrán más variedad

El huevo es un ingrediente clásico en los desayunos. Sin embargo, la mayoría de las personas casi siempre se conforma de prepararlo de una sola manera. Lo que hace que los desayunos se vuelvan monótonos y predecibles. Aquí te dejamos 10 recetas que harán tus mañanas más diversas y llenas de proteína.

1. Huevos revueltos esponjosos

Los huevos revueltos son una de la recetas más sencillas pero no siempre se realizan bien. El secreto para mejorar el sabor y la textura de los huevos es usar bastante mantequilla o aceite, batirlos bien mientras se cocinan, usar fuego medio o bajo y por ninguna circunstancia desatenderlos.


2. Huevos fritos con la yema blanda

Unsplash

Esta es una receta un poco más complicada pero con práctica te convertirás en un experto. Para realizarla necesitas un buen sartén antiadherente y una espátula para voltear. Recuerda que para que la yema quede blanda debes cocinar a fuego medio y por pocos minutos. Por el contrario, si quieres que quede más dura solo aumenta el tiempo.


3. Una omelette francesa

Un toque francés para las mañanas y más sencilla de hacer de lo que parece. Aquí un video sencillo que te enseña como prepararla. Además, se puede complementar con diversos vegetales o queso para darle algo extra.


4. Shakshuka

Que no te asuste el nombre. Original del Medio Oriente, esta es una de las recetas más fáciles para realizar huevos.  Sólo necesitas tomates salsa de tomate, los vegetales que más te gusten los colocas en una bandeja y encima le colocas un par de huevos. Luego lo colocas en el horno o lo sofríes en el sartén.


5.  Huevos cocidos

Unsplash

La más sencilla y rápida. Tomas un huevo sin partir y lo colocas en agua hirviendo por 10 o 12 minutos. A la hora de pelarlos para hacerlo más fácil agrega agua fría cuando estén cocidos. Si quieres que la yema quede suave cocina a fuego medio durante 6 minutos y medio. Estos huevos puedes hacerlos por adelantado y guardarlos en la nevera.


6. Huevo escalfado

Pexels

Preparar huevos escalfados puede ser un poco complicado pero valen la pena. Puedes colocarlo dentro de un sandwich o comerlos solos con vegetales. El huevo escalfado se prepara partiendo un huevo y colocándolo en agua hirviendo por unos 3 minutos. Hay dos técnicas útiles para evitar hacer un desastre. La primera es echar un poco de vinagre al agua, revolver el agua y colocar el huevo mientras da la vuelta y seguir revolviendo hasta que esté sólido. La otra técnica es de la gran chef Julia Child. Ella le abría un agujero a un extremo del huevo, lo colocaba en agua hirviendo por 10 segundos y lo sacaba hasta que se enfriara. Luego rompía el huevo en el agua, bajaba el fuego y lo dejaba por dos minutos hasta que se ponía más duro.


7. Frittata

Esta divertida receta permite que tomes aquellos vegetales que están a punto de dañarse  y cualquier ingrediente que tengas en la nevera (como jamón, queso o tocineta) y los agregues a tus huevos. Sólo tienes que batir, mezclar y colocarlos en el sartén con aceite a fuego medio. Si lo deseas puedes gratinar en el horno como un toque final.


8. Muffins de huevo

Sahur hazırlıkları✨ Yumurta muffin❤

A post shared by Sağlıklı yaşam (@plannedplates) on

Para esta receta necesitas una bandeja de muffins y una mezcla como la de la frittata. La mezcla la pones en cada uno de los moldes de la bandeja y la llevas al horno a 350 grados Celsius entre 20 a 25 minutos.


9.  Huevo frito con el borde crujiente

Crujiente y con la yema líquida o el huevo frito perfecto. Este trae un poco de dificultad pero este video logrará ayudarte.


10. Wrap frittata

Es muy parecida a la receta de la fritatta, pero en esta ocasión se procura que el producto final quede más fino. Una vez que tengas tu fritatta prepara un omelette y ponlo dentro. El resultado será un rico wrap.

¿Cuál es tú manera preferida de comer huevos?  ¡Cuéntanos!