Por Javiera Oliden
13 octubre, 2017

No es nada fácil ser camarero.

Ser un camarero es más que tomar las órdenes y llevarle la comida a las personas que desean comer, aunque pueden que muchos no lo noten de verdad. Y hay cosas que tienes que haber vivido para entenderlas de verdad, en lo más profundo de tu ser. Si eres un camarero ya viviste los siguientes momentos. Y si no lo has sido, debería estar agradecido de que no te ha tocado pasar por esto.

1. Cuando el cliente olvida sus modales

“Yo: Buenas noches, bienvenido, soy-

Invitado: Agua. Limón. Sin hielo”.


2. Cuando alguien pide algo sin saber qué es

“Cliente: No me gusta esta sopa. Está fría. Yo no quería una sopa fría.

Yo: Es gazpacho”.


3. Cuando llevas el menú encima

“Tengo hielo en mi delantal, aderezo ranchero en mis zapatos y sirope en mi pelo. Y todavía me quedan 9 horas”.


4. Cuando se te olvidan los pequeños detalles

“Cuando pasas al lado de una de tus mesas y te preguntas dónde está su comida, y luego te das cuenta que se te olvidó encargar lo que ordenaron a la cocina…”


5. Cuando no te dejan propina o son tacaños

“Cuando una mesa se sienta a hablar por 6 horas y después dejan una propina de menos del 10% “.


6. Cuando una parte de ti murió y nunca podrá revivir

“Mi trabajo es:

Gratificante.

Satisfactorio.

√ Lentamente destrozando mi alma”.


7. Cuando sientes que estás atrapado y solo te quieres ir

“Cerramos en media hora. La mesa 5 acaba de empezar a celebrar y la mesa 14 está dormida. No me voy a poder ir en un buen rato”.


8. Cuando la gente hace cosas horribles sin razón

“Esta es la razón por la que los camareros odian a las personas, y también porque bebemos”.


9. Cuando la gente cree que eres un genio de la matemática y economía

“Sí, me encantaría dividir su cuenta en siete personas y luego más encima procesar las distintas combinaciones de efectivo y tarjeta con que pagarán”.


10. Cuando te ríes de bromas “graciosas”

“Si tuviera un dólar por cada vez que pretendí reírme de la broma de un cliente”.


11. Cuando te meten en peleas que no te incumben

“Hoy un hombre elogió mi collar, ya su esposa no le gustó así que me dijo que parecía una prostituta. Eso es nuevo”.


12. Cuando tu trabajo te persigue hasta en tus sueños

“La vida del camarero es siempre despertarse preguntándote si le llevaste todo a tus mesas”.

¿Eres o fuiste camarero? ¿Qué cosa de este estilo te pasó?

Te puede interesar

Palomitas saborizadas

1 septiembre, 2017