Por Felipe Hernández
3 noviembre, 2017

No me digas que guardas el chocolate ahí dentro…

Todos queremos aprovechar nuestra comida al máximo, pero ya sea por costumbre o por la necesidad de no perder los alimentos con los que cada mes abastecemos nuestras casas, hemos terminado utilizando el refrigerador en exceso. “¿Pero cómo es posible?” te estarás preguntando, y la verdad es que todo se trata de que algunos alimentos nunca debieron ser almacenados en esta maravilla de las cocinas modernas, estos son 15 de ellos:

1. Los tomates

ImageParty
ImageParty

La causa número uno de los tomates asquerosos, esos que cuando los preparas tienen como harina en vez de pulpa y cuando los pruebas parecen estar hechos con una pasta de tomate, es “conservarlos” en las bajas temperaturas del refrigerador… Porque no los conserva, al contrario, les hace un daño inmenso. Es mejor mantenerlos a temperatura ambiente.


2. Las latas de conserva

PublicDomainPictures
PublicDomainPictures

Estos alimentos vienen en conserva, por lo que no necesitan ser conservados en frío, sin embargo se recomienda mantenerlos en un lugar fresco y seco. ¡Pero atención! Una vez abiertos, sí que necesitan ser refrigerados, sin embargo, deben ser trasladados de las latas a un recipiente de plástico o vidrio, para que las latas no afecten su sabor ni conservación.


3. El chocolate

StockSnap
StockSnap

“¡¿Pero entonces cómo evito que se derrita?!”, puede que estés pensando, pero la respuesta es bastante simple… En el supermercado los chocolates no están refrigerados, porque no lo necesitan. Basta con conservarlos en un lugar con temperatura lo suficientemente fresca para que no se derritan, de esta forma evitas que se pierda su sabor y aparezca esa extraña lámina de polvo blanco que lo hace infinitas veces menos apetitoso.


4. Las papas

lailajuliana
lailajuliana

¿Eres de los monstruos que guardan las papas en el refrigerador? Entonces deja de hacerlo lo antes posible, porque probablemente no tenías idea de que el almidón que contienen las papas en alta cantidad, a bajas temperaturas se convierte en… ¡AZÚCAR! Definitivamente, deberías sacar esas papas del refrigerador ahora.


5. Las hierbas aromáticas

Pezibear
Pezibear

Se secan, pierden su color, se ablandan y lo peor de todo es que sí, pierden su aroma que las hace tan atractivas. Básicamente, el refrigerador es el peor lugar donde podrías guardar tus hierbas aromáticas.


6. El jamón serrano

Ben_Kerckx
Ben_Kerckx

Si ves las patas de jamón colgando por todos lados, es por algo. En los refrigeradores, el jamón serrano prácticamente deja de ser jamón serrano y se convierte en nada más que carne salada, adiós textura, adiós sabor, ¡adiós jamón serrano! Así que por favor, no lo hagas. Mantenlo en un lugar fresco y nadie saldrá lastimado.


7. El aceite

stevepb
stevepb

Probablemente el peor lugar para el aceite es el refrigerador, ya que las bajas temperaturas dentro de él hacen que el aceite se solidifique. “¿Y qué hay con eso?”, te preguntarás… La verdad es que solo se convierte en una pérdida de tiempo para cuando quieras volver a utilizarlo, además de alterar los sabores de los alimentos con los que tiene contacto, pero aparte de eso, el aceite seguirá siendo aceite.


8. Los encurtidos

jackmac34
jackmac34

Al igual que el aceite, el vinagre no está hecho para ser conservado a bajas temperaturas. Especialmente porque el vinagre mismo es un conservador de alimentos, por lo que es el ingrediente en que se sumergen los encurtidos. Incluso luego de haber sido abiertos, puedes conservarlos en el vinagre que los hace tan ricos… Siempre cuidando que no se expongan a demasiado calor.


9. La piña

cuidandotudiabetes
cuidandotudiabetes

¿Te gustan las piñas con textura pastosa? Probablemente no, pero eso es lo que pasa con las piñas en el refrigerador… Dejan de madurar, porque la baja temperatura se lo impide, sin embargo siguen pudriéndose y así es como terminan recibiendo el primero a la Peor Piña de la Historia.


10. La miel

Unsplash
Unsplash

Para la miel no necesitas nada de frío, sino solo una buena dosis de oscuridad y un recipiente que se mantenga bien cerrado… Aunque puede que te hayas confundido con la mermelada, que sí debe mantenerse refrigerada, la miel con las bajas temperaturas se solidifica y pierde toda esa textura increíble que nos hace amarla tanto.


11. Los plátanos

GabiSanda
GabiSanda

Con los plátanos pasa algo muy parecido a la piña, sin embargo su sabor no se ve tan alterado, sí vas a encontrarte con pedazos de cáscara completamente negros y la carne de este delicioso fruto tan pálida como una sábana.


12. El café

jarmoluk
jarmoluk

A menos que quieras que el café absorba todos los olores de tu refrigerador y se convierta en cualquier cosa, menos en café, deberías mantenerlo lo más lejos posible de él. Así como también de las fuentes de calor; por eso, un lugar fresco es todo lo que necesitas para prolongar su vida.


13. El pan

TiBine
TiBine

Sí, probablemente pienses que nadie es capaz de hacer esto, pero hay algunas personas que lo hacen esperando que el pan dure más tiempo, especialmente el pan de molde, que algunos dicen que se mantiene más fresco y blando… PERO NO. El frío hace que el pan se ponga añejo más rápido, aunque sí evita que al pan de molde le aparezcan hongos.


14. La bollería

adamkontor
adamkontor

Exactamente lo mismo que pasa con el pan, la masa se endurece más rápido, su textura pierde toda la ternura y se convierte en una especie de cartón frío que nadie quiere comerse, porque siempre será mejor mantener estos alimentos en lugares frescos y secos, o congelarlos y volver a hornear cuando se necesiten.


15. Y por último, el aguacate

ponce_photography
ponce_photography

Las bajas temperaturas del refrigerador exponen a estas delicias de la naturaleza a un ambiente en el que se endurecen, pierden su sabor e incluso su textura cremosa que tanto nos encanta. Porque mientras más oscuro y más fresco el lugar donde almacenas tus aguacates, ¡mejor!

¿Cuáles de estos alimentos estabas guardando en el refrigerador?