Por Teresa Donoso
28 septiembre, 2017

“Espera, entonces no comes hamburguesas ni hot dogs?”

Hoy en día ser vegetariano es como ser un “bicho raro” y creo que eso se debe, probablemente, a la imagen poco realista de nosotros que muestran en los medios y en las redes sociales. En mi caso soy vegetariana hace 5 años y soy bastante relajada con el tema. Tengo el súper poder de siempre encontrar algo para comer y jamás he dejado de acompañar a mis amigos o seres queridos a algún lugar simplemente porque no hay “una opción vegetariana”. (Las papas fritas me parecen lo máximo con moderación).

Lo que sí hay que reconocer es que hasta el vegetariano más relajado del mundo acabará por enojarse y amargarse cuando las personas le hacen comentarios odiosos una y otra vez. Sí, ya sé que quizás las plantas también sienten, pero me sigue pareciendo que las vacas, por ejemplo, sufren un montón más. Ah, y lo peor es cuando dices que eres vegetariano pero la gente cree que puedes comer embutidos porque no son “estrictamente carne”.

¿Tienes algún vegetariano en tu vida? ¡No le digas ninguna de estas cosas, por favor!

1. “¡Las plantas también sienten!”


2. “Pero, ¿hace cuánto eres vegetariano? Porque si llevas algunos meses solamente entonces aún no lo eres”


3. “Te vamos a invitar a un asado”


4. “¿Comes comida de conejo?”


5. “¿Qué comes? ¿Sólo verduras?”


6. “Eso lo dicen las chicas cuando no quieren admitir que están a dieta”


7. “¿Eres animalista? Odio a esa gente”


8. “¿Y de dónde sacas la proteína para vivir?”


9. “Espera, entonces no comes hamburguesas ni hot dogs?”


10. “Yo no podría, amo la carne, el tocino, las hamburguesas…”


11. “Pero si te ofreciera mucho dinero, ¿comerías carne?”


12. “Espera pero ¿qué pasa si te quedas atrapado en una isla? ¿Comerías carne o pescado ahí?”


13. “¿Y tu pareja come carne? ¿Y tus papas/hermanos comen carne?”


14. “Espera, pero igual comes carnes blancas ¿no?”


15. “Pero ¿no te aburres de comer lechuga?”

Así ya lo sabes: ¡No lo hagas!